Jakoub Rasmani podrá volver a sonreír

Hace unas semanas os contábamos a través de las redes sociales de Grup Dr. Bladé la historia de Jakoub Rasmani, un refugiado argelino al que un grupo radical de Al Qaeda había torturado arranándole los dientes. Como bien sabéis, el Doctor Joan Bladé se tomó este asunto muy enserio, colaborando con la ONG PIKPA y los impulsores de la campaña, que pretendían conseguir una sonrisa para Jakoub.

Bien, pues hoy parece que todo es una realidad. Y desde nuestras clínicas en Barcelona queremos mostrar nuestra alegría por toda la colaboración que ha recibido esta campaña tan altruista y humanitaria. El viernes Jakoub fue intervenido en Atenas para comenzar con la reconstrucción de su sonrisa. El Dr. Joan Bladé consiguió contactar con un odontólogo alemán, de reconocido prestigio, que aceptó el reto y ya ha colocado los soportes que aguantarán los nuevos implantes de Jakoub.

El Dr. Bladé no lo tuvo fácil puesto que el primer dentista con el que contactó finalmente se echó para atrás porque estaba recibiendo presiones islamistas y el miedo se apoderó de la solución prevista para este refugiado que tanto ha sufrido. Pero, finalmente, gracias a la perseverancia de Joan Bladé y los responsables de esta campaña de ayuda, parece que Jakoub Rasmani tendrá un final feliz.

¿Quién es Jakoub Rasmani?

Jakoub Rasmani es un ciudadano argelino que ahora está refugiado en Lesbos. Su triste historia comienza cuando decidió convertirse al cristianismo. Un día, al salir de misa en Nigeria, fue secuestrado por un grupo radical vinculado a Al Qaeda, que le sometió a terribles torturas. A Jakoub le arrancaron los dientes uno a uno además de propinarle numerosos golpes en nombre de Alá. Finalmente, el joven de 35 años, consiguió escapar de sus captores cuando solo le quedaban cuatro dientes.

A partir de entonces empezó un periplo complicado de huidas difíciles. Jakoub logró llegar a Turquía para intentar entrar en Grecia, pero al ser descubierto por la policía lo extraditaron a Estambul. En una segunda ocasión quiso llegar nadando, pero tampoco lo consiguió. Finalmente, Jakoub Rasmani, sin dientes, comenzó a trabajar en una pastelería turca. Tras ocho semanas de duro trabajo obtuvo el dinero necesario para pagarse una plaza en una de las balsas que las mafias tienen para el desplazamiento de refugiados. Y así logró entrar en Grecia.

Pau Castellgué y un amigo suyo son dos catalanes que trabajan como voluntarios en Lesbos. Allí conocieron a Jakoub y decidieron poner en marcha esta campaña de micromecenazgo para lograr que Jakoub volviera a sonreír. Establecieron contacto con el Dr. Joan Bladé y con su inestimable ayuda todo comenzó a funcionar. Hoy Jakoub tiene más cera su felicidad y su nueva sonrisa.

En un principio se abrieron las cuentas para donaciones, ya que se calculaba que serían necesarios 25.000 euros para solventar los gastos que conllevaría la operación de implantología dental para Jakoub Rasmani y un tratamiento psicológico que le hiciera olvidar o superar las torturas sufridas. No obstante, se han paralizado las donaciones porque es complicado cuantificar el coste de la segunda parte de la operación implantológica.

Cabe destacar que el dentista alemán con el que contactó el Dr. Bladé está realizando la intervención de Jakoub de forma altruista. En agosto este refugiado tendrá que someterse a la segunda intervención para poco a poco recuperar su sonrisa.