Implantología dental: implantes de carga inmediata

Para hablar de implantes de carga inmediata, primero debemos conocer qué es un implante dental. Básicamente se trata de pequeñas piezas que se insertan en los huesos maxilares de la boca, dentro de las encías. Esto se hace así para que puedan sustituir las raíces dentales y poder aguantar las coronas y los puentes que deben de ponerse en la boca como consecuencia del deterioro o pérdida de piezas dentales.

Por lo tanto, los implantes dentales cumplen una función de soporte artificial para los dientes. Hay que tener en cuenta que, para poder colocar implantes, es fundamental que los huesos alveolares y las encías del paciente esté en buen estado. De otra forma sería muy complicado proceder con este tratamiento dental estético y funcional.

Cuándo se utilizan los implantes de carga inmediata

Conociendo las particularidades de los implantes dentales, podemos hablar concretamente de los implantes de carga inmediata. Esta nueva tecnología permite colocar los implantes con las prótesis fijas el mismo día en que se realiza la colocación de los implantes. Hay que tener en cuenta que para que esto sea así, la calidad del hueso debe ser la adecuada y el cirujano ha de utilizar un sistema de implantes de máxima calidad. Si estas características son las óptimas, se podrá poner la prótesis fija el mismo día en que, el paciente, se somete a su proceso de implantología dental.

Los implantes de carga inmediata pueden ser colocados por arcadas o por piezas sueltas. Esto irá en función de las necesidades de cada persona. En el caso de ser necesario reparar una arcada completa, se colocarán entre 4 y 6 implantes para poder ofrecer el apoyo correcto a la prótesis fija. En el caso de que sólo debe sustituirse un diente, el proceso requerirá de la implantación de un implante con su corona. A través de la implantología dental de carga inmediata, todo este proceso es posible ejecutarlo en un mismo día, lo que aporta máxima funcionalidad a la cavidad bucal, además de ofrecer una estética más acorde con las necesidades del paciente.

Por norma general, la prótesis fija que se coloca mediante los implantes de carga inmediata suele ser provisional. Hay que tener en cuenta que tras una cirugía dental de este tipo debe llevarse a cabo la oseointegración de los huesos alveolares con las piezas metálicas que se han colocado a modo de implantes. Normalmente, tras un plazo de tres meses aproximadamente este proceso de oseointegración se ha completado con éxito y es posible colocar la prótesis fija definitiva.

Ventajas de los implantes de carga inmediata

– Al eliminar las incómodas prótesis removibles que se suelen utilizar en implantología dental y colocar prótesis fijas provisionales, el proceso de adaptación del paciente a sus implantes es mucho más llevadero y rápido.

– Los implantes de carga inmediata permiten que el paciente recupere la funcionalidad de sus dientes de forma rápida. Es decir, podrá masticar perfectamente en poco tiempo y hacer vida normal.

– Una de las principales ventajas de los implantes de carga inmediata la vemos a nivel estético. Normalmente las personas que requieren implantología dental se preocupan seriamente de que sus dientes estén perfectos a la vista y, con este tipo de prótesis dentales fijas se consiguen en el mismo día en que se ha procedido a realizar todo el proceso de implantes dentales.

En el caso de necesitar recurrir a la implantología dental es necesario que se acuda a clínicas dentales especializadas y que los dentistas profesionales, expertos en estas técnicas de implantes dentales, valoren cada caso en concreto para ofrecer las mejores soluciones en función de las características específicas de cada paciente.