Hábitos perjudiciales para tus dientes y boca

La correcta salud dental es esencial para disfrutar de una sonrisa radiante y fabulosa. Además de seguir unas correctas rutinas de higiene dental es fundamental evitar algunos malos hábitos que pueden dañar los dientes. Se trata de acciones diarias, que si se minimizan lo máximo posible nos van a ayudar a lucir una dentadura saludable durante muchísimo más tiempo.

Obviamente, cepillarse los dientes debidamente entre dos y tres veces diarias, además de acudir a las revisiones periódicas con el dentista, es esencial para que la salud oral sea la más apropiada y óptima.

Hábitos perjudiciales para los dientes

  1. Morderse las uñas: este hábito, que en ocasiones se convierte en algo parecido a un vicio incontrolable, hace que toda la suciedad que se esconde bajo las uñas pase directamente a nuestra boca. Se trata de una acción muy poco higiénica. Además, el hecho de morderse las uñas puede favorecer el bruxismo.
  2. Dientes como herramienta: es habitual utilizar los dientes para abrir botellas o envases, entre otras cosas. A priori puede parecer una acción sencilla que no comporta problemas, pero lo cierto es que es muy fácil fracturarse los dientes o astillarlos al utilizarlos como herramienta.
  3. Morder lápices: un hábito perjudicial para los dientes, que solemos realizar casi sin darnos cuenta es morder lápices o bolígrafos durante las largas sesiones de estudio. Se suele hacer esto para liberar el estrés, pero hay que tener claro que es una forma de desgastar las piezas dentales, dañándolas muchísimo.
  4. Morder hielo: el hielo tan solo es agua congelada. Y, obviamente, esto no es perjudicial para salud dental, pero también se trata de algo muy duro que, durante la mordida, puede provocar graves daños en las piezas dentales. Es habitual, en los tratamientos con quimioterapia que se recomiende a los pacientes consumir bebidas frías o incluso hielo, para evitar la proliferación de bacterias durante la sesión de quimioterapia. En este caso, el hielo picado o los granizados son la mejor opción.
  5. Fumar: fumar resulta dañino para el organismo en general. Pero, en el caso concreto de la salud dental, el tabaco puede dañar las encías, facilitando la aparición de enfermedades periodontales. Además, es un enemigo de los dientes blancos y radiantes.
  6. Masticar chicle en exceso: es cierto que masticar chicle, en pequeñas cantidades y sin azúcar, puede ayudarnos en nuestra limpieza dental diaria, si carecemos de herramientas apropiadas. Pero hacerlo de forma compulsiva no es nada saludable para los dientes ya que puede desgastar las piezas dentales.
  7. Comer gominolas: las gominolas suelen pegarse a los dientes durante muchísimo tiempo. Esto hace que el ácido que libera el azúcar se convierta en un serio problema para la salud oral.
  8. Beber refrescos: los refrescos con gas contienen unas cantidades de azúcar ingentes. De hecho, hasta las bebidas Lights de este tipo también son muy ricas en azúcares añadidos. Evitar este tipo de bebidas es una acción perfecta para favorecer la salud dental.