Grandes avances en la detección de cáncer de cabeza y cuello

Recientemente se ha publicado un estudio en la revista “Science Translational Medicine” que trata sobre un sencillo test de saliva que permitiría detectar la presencia de ADN de cáncer de cuello y cabeza. Actualmente, estos tumores se hallan en el séptimo lugar de prevalencia, entre los cánceres más comunes a nivel mundial.

Cáncer de cabeza y cuello

La saliva permite detectar ADN canceroso, lo que permitiría encontrar tratamientos mejorados y poder efectuar un seguimiento exhaustivo en pacientes afectos por estos tumores. Además, el diagnóstico no invasivo de la enfermedad es un plus a tener en cuenta. Los investigadores de la Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos, que han elaborado este estudio en un total de 93 personas con cáncer de cabeza y cuello, han publicado unos resultados bastante positivos. Básicamente, hablan de un sencillo test de saliva que sería capaz, en el futuro, de predecir y vigilar el cáncer en cabeza y cuello.

El ADN presente en este tumor puede observarse tanto en sangre como en la saliva, aunque tras el estudio se ha podido concretar que las pruebas de saliva son las que parecen dar más información y detectar los tumores de forma más eficiente. La saliva, permitiría, por lo tanto, detectar casi todos los tumores presentes en la cavidad oral y los análisis de sangre serían más adecuados para diagnosticar cánceres de laringe, orofaringe e hipofaringe. Pero, si se combinan los análisis de saliva y de sangre, la detección de tumores en todas las áreas pertinentes será mucho mayor.

Según los responsables de la investigación, la combinación de ambas pruebas pudo detectar el cáncer de cabeza y cuello en un 96% de las muestras de pacientes afectos. Sin embargo, la detección del cáncer de la cavidad oral a través de la saliva se logró en todos los pacientes que padecían este tipo de tumor concreto. El cáncer oral es el más común dentro de los tumores de cabeza y cuello.

Secuenciación del ADN canceroso

Este tipo de tumores sueltan ADN en fluidos como la sangre, la saliva, la orina y las heces. Pese a los bajos niveles de ADN especifico, los avances en este campo han conseguido seguir de cerca estas mutaciones de ADN que se producen en los fluidos del cuerpo. Todo esto se ha logrado gracias a los elevados adelantos en la secuenciación del ADN humano.

Tras la secuenciación del genoma se pudo localizar todas las mutaciones en los genes, que ponen de manifiesto los tumores por el VPH, el Virus del papiloma Humano, responsable del cáncer de cabeza y cuello en un 25 %.

Tras todas las investigaciones se pudo constatar que la sensibilidad de cada una de estas pruebas dependía del lugar en el que se hallara el tumor.

Según los responsables del estudio, el principal objetivo es poder realizar pruebas concretas de detección de cáncer de cuello y cabeza en la población general, para, de esta forma, mejorar debidamente el control que se establece sobre pacientes afectos por esta enfermedad. La idea principal es lograr abaratar los costes de las pruebas, mediante la investigación, para que tanto médicos como dentistas puedan elaborar los tests a los pacientes de riesgo.