Fluorosis dental: detalles, tratamientos y prevención

La fluorosis dental es una condición que, pese a no resultar grave ni peligrosa para la salud dental, sí que se convierte en un problema estético bastante significativo. Se trata de una anomalía en el esmalte ocasionada por la ingesta excesiva de fluoruro. El flúor es imprescindible para la salud de los dientes, pero un consumo muy elevado puede provocar estas manchas blanquecinas en el esmalte.

Lo más habitual es que la fluorosis ocasione ciertos complejos a nivel estético que pueden solucionarse positivamente en las clínicas dentales.

La única causa que ocasiona esta afección dental es el consumo indiscriminado de flúor durante la etapa de desarrollo dental. Es decir, los niños desde su primera erupción dental hasta los ocho años, más o menos, son el grupo de riesgo más llamativo para desarrollar este tipo de problemas estéticos. En ocasiones, se trata de una fluorosis tan leve que solamente la percibe el odontólogo. Pero hay casos más avanzados en los que las manchas blanquecinas y el cambio en la rugosidad de la pieza dental es muy notable.

La gravedad de la fluorosis suele estar marcada por el tiempo que se permanece expuesto a la ingesta de fluoruro, así como la cantidad y la edad a la que se ingiere. El uso de productos ricos en flúor de forma incorrecta suele ser uno de los factores de riesgo más característicos de esta condición. Es decir, abusar de las pastas dentales fluoradas cuando se trata de niños es peligroso. Ocurre lo mismo con el consumo de agua potable en las comunidades que añaden más flúor a sus aguas. Además, algunos suplementos dietéticos incluyen en su formulación flúor y esto no siempre es adecuado. Por este motivo, debería de estar indicada, por el médico, la ingesta de suplementación en la etapa infantil.

Prevención de la fluorosis dental

La prevención de la fluorosis dental en la etapa infantil pasa por evitar que los niños ingieran grandes cantidades de flúor. Además, el odontopediatra será el encargado de recomendar qué tipo de pasta dental es la más apropiada para los más pequeños. Teniendo en cuenta que los niños hasta los seis años no saben tragar debidamente, es probable que al cepillarles los dientes con la pasta dental traguen más fluoruro del necesario. Esto sumado a otros factores o la ingesta de alimentos ricos en flúor puede derivar en esta condición.

Es habitual que se recomiende cepillar los dientes en la etapa infantil sin utilizar ningún tipo de dentífrico o usando una pasta de dientes pediátrica que tendrá que ser recomendada por el dentista.

Tratamientos para la fluorosis

Los tratamientos para solventar la fluorosis dental suelen centrarse en la odontología estética. En este sentido, hay numerosas opciones que pueden salvaguardar la apariencia de las piezas dentales, eliminando las manchas blancas provocadas por el flúor. Desde el blanqueamiento dental profesional hasta la colocación de carillas de porcelana, pasando por las coronas dentales, son opciones estéticas adecuadas para eliminar las manchas que se han provocado por el consumo excesivo de flúor durante la etapa de crecimiento. No obstante, el mejor tratamiento lo indicará siempre el odontólogo, tras revisar las condiciones particulares de cada paciente.