Falsos mitos de la higiene oral y algunas curiosidades

Son muchos los falsos mitos sobre higiene oral que circulan por Internet. Si bien es cierto que las nuevas tecnologías son una herramienta perfecta para mantenernos completamente informados sobre todo tipo de cuestiones, también pueden resultar nefastas cuando lo que se publica no atiende a la realidad. Por este motivo, siempre recomendamos hacer caso única y exclusivamente a aquellas páginas webs profesionales, que aportan garantías de veracidad en sus publicaciones.

Entre los falsos mitos que podemos leer a diario por Internet, la salud bucodental y la higiene oral no están exentas de estas publicaciones malintencionadas. Es importante seguir las recomendaciones del dentista sobre higiene dental y obviar cualquier recomendación que no proceda de una fuente fidedigna.

4 falsos mitos sobre la higiene bucodental

En cuanto a higiene bucodental son muchas las recomendaciones que encontramos a diario en la red. Vamos a ver algunos de los falsos mitos más destacables en este tema:

  1. Cuantas más veces te cepilles los dientes mejor

Esto es totalmente falso. La realidad es que un buen cepillado, usando una técnica adecuada y las herramientas oportunas, es la base de la higiene oral. Pero esto no significa que haya que cepillarse los dientes muchísimas veces a lo largo del día. Si hiciéramos esto estaríamos dañando el esmalte dental de una forma muy negativa. Por lo tanto, lo ideal es cepillar los dientes entre dos y tres veces al día.

  1. Solo hay que cepillar los dientes

Incorrecto. Una buena rutina de higiene dental incluye un buen cepillado, obviamente, pero también el uso de seda dental o cepillos interproximales y un enjuague oral óptimo. Hay que tener en cuenta que con el cepillado convencional es imposible llegar a todos los recovecos de la boca. Por ello existen herramientas específicas para potenciar la higiene bucodental. Y no hay que olvidarse de cepillar la cara interna de las mejillas y la lengua.

  1. Hay que cepillarse los dientes justo después de cada comida

Este es otro de los falsos mitos que cumplen muchas personas. Es correcto decir que lo ideal es cepillarse los dientes tres veces al día, tras las principales comidas. Pero hay que especificar que no es beneficioso hacerlo justo después de terminar de comer. En ese momento el pH de la boca está descontrolado y los ácidos podrían dañar nuestro esmalte. Lo mejor sería realizar un enjuague con agua y esperar una media hora para la rutina de higiene oral.

  1. La limpieza dental profesional daña el esmalte

Esto tampoco es verdad. Hoy en día una limpieza dental profesional es muy importante para eliminar el sarro y la placa bacteriana de los dientes. De esta forma se previenen las caries y patologías orales como la gingivitis. Para tener una boca saludable, la recomendación es hacerse una de estas limpiezas una vez al año, por lo menos. Los aparatos que se usan para ello están muy avanzados y no producen ningún tipo de daño en las piezas dentales.