Cómo evitar el mal aliento en verano: trucos y consejos

Para evitar el mal aliento es importante conocer qué factores están causando la halitosis. Es posible que esta afección tan desagradable se origine por múltiples situaciones. En el caso de que la boca cuente con enfermedades previas, como la gingivitis o la enfermedad periodontal, la halitosis será una de sus consecuencias. Además, el estrés, el consumo de algunos alimentos, la presencia de placa bacteriana, algunas enfermedades, la ingesta de ciertos medicamentos o ayunar, también pueden originar esta afección.

Durante el verano también aumenta la prevalencia de mal aliento. Esto ocurre, sobre todo, porque la sequedad bucal es mayor durante los meses de más calor. La suma de la boca seca y la falta de hidratación es la combinación perfecta para potenciar la halitosis. Por eso, lo más importante para evitar el mal aliento en verano es mantener la boca fresca y limpia.

Consejos para evitar el mal aliento

  1. Lo primero que se debe hacer es averiguar la causa que está originando el mal olor de la boca. De esto dependerá el poder eliminar de forma eficaz la halitosis.

  2. Seguir rutinas de higiene oral muy exhaustivas es esencial para evitar el mal aliento. Es decir, hay que cepillar los dientes como mínimo dos veces al día y durante dos minutos. Además, no hay que olvidarse de limpiar también la lengua, ya que en ella se alojan bacterias que pueden provocar halitosis. Utilizar cepillos interproximales o seda dental también es clave para minimizar el riesgo a sufrir esta afección tan desagradable.

  3. La hidratación es clave para prevenir la halitosis, sobre todo durante el verano o en épocas en las que la sequedad bucal es notoria.

  4. Utilizar colutorios frescos y antisépticos también es un buen consejo para evitar el mal aliento en cualquier época del año.

  5. Evitar la ingesta de alimentos que provocan mal olor a la boca, como el ajo y la cebolla, también es importante.

  6. Si la halitosis perdura en el tiempo hay que visitar al dentista. El profesional podrá encontrar el foco del mal aliento y proponer un tratamiento efectivo para eliminar la afección. Por ejemplo, si existen caries dentales será necesario repararlas, con el fin de tener una boca sana, libre de malos olores.

Mal aliento en verano: comidas que lo previenen

Además de los consejos anteriores, en verano es importante apostar por una alimentación saludable que ayude a evitar el mal aliento. Estos son los alimentos que ayudan a minimizar la halitosis:

  1. Frutas ricas en agua: algunas frutas, como la pera, la sandía, el melón o la manzana, generan una mayor producción de saliva gracias a su elevado contenido en líquido. La saliva es primordial para mantener reguladas las bacterias orales, muchas de ellas causantes de la halitosis.

  2. Yogurt: el yogurt es perfecto para minimizar los gases de la boca, que causan mal aliento.

  3. Limón: siempre se ha dicho que el limón es un buen remedio casero para neutralizar los malos olores de la boca. Por ello, suele recomendarse que se mastique un trozo de limón cuando se ha ingerido algún alimento que provoca halitosis momentánea, como el ajo.

  4. Verduras: una recomendación para evitar el mal aliento en verano es incluir en la dieta ensaladas frescas, ricas en verduras de hoja verde.