Cómo evitar la periodontitis en el embarazo

A lo largo de su vida, la mujer sufre diferentes cambios hormonales que pueden poner en riesgo su correcta salud oral. Durante el embarazo, estos cambios se producen en bloque y requieren especial atención para no derivar en graves problemas de salud. Evitar la periodontitis en el embarazo será una prioridad para seguir gozando de la correcta salud oral en todo momento.

Una de las afecciones bucales más conocidas durante la etapa gestacional es la llamada gingivitis del embarazo. Generalmente, esta patología no resulta grave en absoluto, ya que se produce por los cambios a los que se somete el cuerpo femenino durante la gestación. El problema radica en que no controlar debidamente esta gingivitis puede conllevar consecuencias muy negativas. El desarrollo de esta enfermedad, si no se controla, puede suponer la aparición de la enfermedad periodontal o periodontitis. En este caso, sí que estaríamos ante una afección bucodental de gravedad.

Periodontitis en el embarazo: prevención

La prevención siempre es la clave en cualquier patología oral. La periodontitis en el embarazo puede comenzar como una hinchazón o inflamación de las encías que, en ocasiones, va acompañada de sangrado. Es la consabida gingivitis gestacional. Por ello, extremar las técnicas de higiene dental durante el embarazo es esencial en todos los casos.

Un falso mito o creencia popular es que las mujeres embarazadas no deben acudir al dentista. Esto es del todo falso. La visita al odontólogo durante la gestación es de suma importancia para que el profesional pueda valorar el estado de salud de la boca de la gestante. De esta forma, podrá indicarle la mejor forma de prevenir patologías graves como la periodontitis o la aparición de caries, derivadas de los cambios hormonales en la gestante.

Es cierto, que no es recomendable someter a las embarazadas a pruebas invasivas durante los nueve meses que dura la gestación. Pero, esto no significa que la visita rutinaria al odontólogo sea innecesaria. Además, las urgencias dentales, siempre deben tratarse poniéndose en manos de profesionales de la salud oral, que llevarán a cabo técnicas mínimamente invasivas para no comprometer la salud del futuro bebé ni de la madre.

Higiene bucodental en el embarazo

Prevenir la periodontitis en el embarazo será una de las claves a tener en cuenta para gozar de una gestación saludable. Para ello, es esencial extremar la higiene dental. A través del cepillado y el uso de seda dental o cepillos interproximales es muy sencillo conseguir que las estructuras de la boca estén a salvo durante toda la gestación. Además, es probable que el dentista recomiende pastas dentales concretas, así como colutorios específicos para salvaguardar la salud oral de la mujer.

Sin duda, contar con la colaboración del dentista durante todo el proceso de embarazo es una de las bazas a las que deben agarrarse las gestantes para conseguir un embarazo sin complicaciones, que no afecte a la cavidad oral de forma negativa.