Cómo escoger colutorios adecuados a tu boca

Los colutorios forman parte de la higiene dental diaria de cada persona. Se trata de un producto, que jamás sustituirá al cepillado de dientes o al uso de la seda dental, ya que tiene otros fines diferentes. Los enjuagues bucales son muy variados y hoy en día se pueden encontrar en multitud de comercios, ya que son de venta libre. En farmacias, supermercados, droguerías o parafarmacias es donde resultarás más fácil localizar varios tipos de productos en este sentido.

Pese a que su venta no requiere receta, es importante elegir el colutorio con la ayuda del odontólogo. Los tipos de colutorios varían por sus diferentes componentes y algunos de ellos hay que usarlos con cuidado por los posibles efectos secundarios. Por ello, el dentista será quien recomiende un tipo de enjuague u otro.

En la actualidad, los enjuagues bucales apuestan por la prevención de numerosas patologías orales. Los más conocidos son aquellos ricos en flúor. Estos productos son perfectos para prevenir la aparición de caries dentales, además de ejercer una acción antiséptica. Su uso debe de hacerse siguiendo las indicaciones de cada fabricante en cuanto a tiempo y forma.

Por otra parte, si se padece sensibilidad dental, los colutorios ricos en nitrato potásico son los más acertados. Estos ingredientes están formulados para evitar la reacción dentaria ante situaciones de frío o calor. En el caso de que exista halitosis, un buen componente es la menta.

Es muy importante que los enjuagues bucales estén libres de alcohol para evitar daños en los dientes. Por ello, la mejor recomendación es leer muy bien los ingredientes antes de comprar el producto.

Tipos de colutorios más específicos

Los enjuagues bucales son la ayuda perfecta para potenciar la higiene oral. Suelen usarse tras el cepillado dental y la limpieza con el hilo dental. Gracias a su función preventiva y de tratamiento es posible recurrir a colutorios que están formulados para tratar afecciones bucales más graves, como es el caso de la enfermedad periodontal o la gingivitis.

Para prevenir o frenar la periodontitis, los odontólogos recomiendan, generalmente, el uso de enjuagues con clorhexidina. El problema de estos productos es que pueden teñir los dientes. Por esto es tan importante contar con la supervisión el dentista antes de comenzar a utilizarlos. Habitualmente se recomienda su uso durante no más de dos semanas y dos veces al día.

Para los niños, los mejores enjuagues orales son aquellos que no contienen ni pizca de alcohol y tienen poca concentración de flúor. De esta forma se evita que desarrollen una posible fluorosis, en el caso de que se traguen el producto.

Cabe destacar que los colutorios son solo una parte de la rutina de higiene dental y que, en ningún caso, sustituyen al cepillado.