Enfermedades de las encías

La salud bucal no solo tiene en cuenta que nuestros dientes estén en buen estado, sino que también hay que estar pendiente de las encías, que pueden sufrir diferentes tipos de enfermedades, que afectan a toda la boca y pueden hacernos sentir dolor y molestias. Las encías son tejidos, fibras, que rodean a los dientes y los sujetan, normalmente su color es rosado, siempre que estén sanas. Sus aficiones se llaman enfermedades peridontales. Veamos algunas de ellas.

Dos comunes enfermedades de las encías

1. Gingivitis

Esta enfermedad de las encías es muy común, por desgracia, en cualquiera de las etapas de la vida del ser humano, de hecho más del 75 por ciento de la sociedad puede sufrirla en alguna ocasión. Se detecta porque la encía se inflama, aunque solo la zona que no rodea al diente, de manera que nos encontramos con la encía enrojecida, algo hinchada y con textura edematosa. En la gingivitis las encías pueden sangrar con facilidad, ya que no tienen la dureza habitual, por ejemplo al lavarte los dientes o al ingerir algún tipo de alimento.

La gingivitis se suele deber la mayoría de las veces a una acumulación de la placa bacteriana que afecta a los dientes. Es decir que si no nos lavamos los dientes con regularidad o si no lo hacemos bien, podemos sufrirla. Por tanto, la gingivitis se puede prevenir, con una limpieza dental adecuada y acudiendo a tus revisiones periódicas del odontólogo.

La gingivitis se puede curar, también de la misma manera, además de existir algunos enjuagues o colutorios específicos para combatirla.

2. Periodontitis
Si no curamos la gingivitis a tiempo, puede ser que derive en la enfermedad periodontal.

En la periodontitis nos encontramos unos efectos similares a los de la gingivitis, pero más brutales y agresivos con el diente. Es decir, las encías se hinchan, se inflaman, sangran y tienen textura edematosa, sin embargo no afecta solo a la zona que no toca al diente, sino que su mayor rasgo es que va destruyendo el hueso dental, que es el que sujeta al diente en sí.

Se pueden llegar a perder dientes si no se actúa rápidamente y se realizan tratamientos para curarla.

La periodontitis se puede prevenir con un buen cepillado de dientes, un correcto uso de la seda dental y con una dieta equilibrada, baja en azúcares sobre todo, además de visitar al dentista de manera regular.

Existen causas que aumentan el riesgo de sufrir esta enfermedad, como es el fumar, tener una mala nutrición, padecer estrés o ser diabético. También las mujeres embarazadas o en la etapa de la menopausia son más propensas a padecerla.