¿Cuáles son las enfermedades bucales más comunes?

Insistimos en que resulta muy positivo que visitéis al odontólogo de manera frecuente, con cada visita, conseguimos evitar en gran medida las famosas enfermedades bucales que tanto gasto y problemas nos provocan. Nos olvidamos de que es una de las partes del cuerpo más importantes y por tanto de mayor responsabilidad en su cuidado.

Enfermedades bucales comunes

Abordaremos las dolencias que más se nos presentan, síntomas y datos útiles para que podáis prevenirlas.

Entre las Enfermedades bucales más comunes encontramos:

Gingivitis: Consiste en la inflamación de las encías, provocado por la presencia de bacterias, y se acompaña de sangrado, presente
frecuentemente, al momento de realizar la limpieza dental. Descubre como prevenir esta enfermedad en este artículo anterior.

Periodontitis: Una gingivitis que no se trata a tiempo, se convierte en una periodontitis. Consiste en la inflamación desde el tejido gingival afectando los ligamentos y los huesos, teniendo como consecuencia la pérdida irremediable de los dientes.
Para evitar ser víctima de la periodontitis, es necesario una buena higiene bucal y una visita al especialista cada seis meses.

Aftas: Las aftas se presentan como úlceras o erosiones mucosas, circulares y blancas, que se detectan, en mayor medida, por ser dolorosas.

Caries: Es una de las enfermedades bucales que tiene mayor presencia en la población mundial con un porcentaje del 90%. Esta enfermedad destruye los tejidos de los dientes, como consecuencia de la placa bacteriana.

Halitosis: En algún momento, todas las personas se han encontrado en su vida un amigo, compañero o pareja que padece de esta temible pero curable enfermedad oral. La halitosis, se presenta con un desagradable olor bucal, a causa de las bacterias que se forman por restos de comida en descomposición.

Existe un proverbio chino: “Excava el pozo antes de que tengas sed” La mejor forma de prevenir el dolor, las pérdidas de piezas dentales, entre otros malestares consiste, única y exclusivamente, de la calidad de vida que reciba nuestra boca.