En qué consiste la odontología láser

Uno de los principales avances en materia de salud odontológica es la aplicación de la tecnología láser para solucionar ciertos problemas odontológicos. En el siglo XXI, la odontología láser está a la orden del día y se puede aplicar a infinidad de tratamientos en la cavidad bucal. Además, es de gran ayuda para tratar a pacientes que padecen “miedo al dentista” porque con esta tecnología se elimina gran parte del dolor, los ruidos y las molestias que se generan en las intervenciones dentales.

Odontología láser

El láser hace referencia, por sus siglas, a “Luz Amplificada por Emisión Estimulada de Radiación”. Es decir, se trata de utilizar la potencia de un haz de luz para realizar un tratamiento de radiación bastante efectivo. Albert Einstein, comenzó a investigar sobre esto en 1917, intentando desarrollar algunos fenómenos que podrían conseguirse a raíz de la luz. Pero no fue hasta 1960, cuando el físico estadounidense Theodor Maiman, inventó el láser de rubí que podía utilizarse en diversas aplicaciones para tratamientos médicos. Desde entonces, el uso de la tecnología láser avanza, en el campo de la medicina, a pasos de gigante.

El uso del láser en odontología es, quizás, todo un avance que permite realizar un sinfín de tratamientos dentales evitando dolores y, sobre todo, la ansiedad que produce, en ciertas personas, la asistencia a la clínica dental. Las principales ventajas de esta tecnología, frente al torno o turbina tradicional que se usa en la consulta del dentista, radican en que en pocas ocasiones se requiere la aplicación de anestesia, se evitan las vibraciones y el ruido de los aparatos metálicos tradicionales y, además, resulta mucho más higiénico porque evita el contacto directo con la pieza dental.

Tratamientos más comunes de odontología láser

Son muchos los usos que se le puede dar al láser en una clínica odontológica, siendo los tratamientos blanqueantes y la eliminación de caries los más comunes.

  • Caries: siempre que no sean demasiado profundas, será posible eliminarlas con la aplicación de la tecnología láser. La luz que emite el láser incide sobre el diente consiguiendo eliminar la zona enferma con precisión. Una ventaja es que, por norma general, no requiere de aplicación de anestesia, por lo que se evitan pinchazos y dolores. Además esto hace que las molestias al finalizar, porque se queda la boca dormida, desaparezcan por completo. Al evitar el uso del “taladro” para remover la caries, desaparecen los ruidos y las vibraciones, por lo que la tranquilidad del paciente resulta mucho mayor. Por otra parte, al tratarse de una tecnología tan precisa, el tiempo de intervención suele ser mucho más corto.
  • Cirugía periodontal: en la cirugía periodontal el láser actúa como esterilizador, evitando el sangrado de la zona a tratar y, así, consiguiendo que la enfermedad o infección no se propague a las piezas sanas.
  • Sensibilidad dental: la sensibilidad en las piezas dentales suele producirse por un desgaste bastante grande de la dentina o por algún tipo de fractura dental. Con el láser se consigue reparar el problema de sensibilidad con mucha precisión en muy poco tiempo.
  • Blanqueamiento dental: los nuevos métodos de blanqueamiento dental suponen la eliminación de las técnicas antiguas. Utilizando tecnologías basadas en las propiedades de la luz para conseguir blanquear las piezas dentales en tiempo récord. Además, se trata de un tratamiento muy efectivo, a la par que rápido. No obstante, cabe destacar que hasta hace relativamente poco tiempo, este era uno de los sistemas de elección más comunes. Pero con la aparición de nuevas técnicas como la luz fría o LED para la realización de blanqueamientos dentales, estos están siendo los más utilizados.
  • Cirugías dentales: en los tratamientos de cirugía dental el láser consigue mantener la zona a tratar esterilizada y seca, lo que disminuye el uso de la anestesia y evita el sangrado dental.
  • Endodoncia: cuando las piezas dentales sufren daños muy profundos que llegan hasta la pulpa del diente, es posible que el odontólogo recomiende una endodoncia. La odontología láser es fundamental para secar y esterilizar la zona a tratar antes de la obturación de la pieza dental.