El bruxismo tiene solución tanto en niños como en adultos

El bruxismo o rechinamiento de dientes es una patología más común de los que cabe esperar. Habitualmente se lleva a cabo de forma totalmente inconsciente y por la noche, lo que complica bastante su diagnóstico. No obstante, entre los síntomas más comunes de bruxismo están el cansancio a la hora de masticar, el dolor mandibular o de cabeza, la sensibilidad dentaria y el desgaste de las piezas dentales. El insomnio también es uno de los signos que pueden alertar de que se padece esta afección.

Se trata de una patología psicológica y muscular que, en ocasiones, está ocasionada por el estrés físico y mental. Para detectar que está produciéndose un rechinamiento de dientes involuntario las visitas periódicas al dentista son fundamentales. Durante estas consultas, el odontólogo revisará completamente el estado de la cavidad oral y de las piezas dentales, detectando cualquier anomalía en las mismas y pudiendo establecer un diagnóstico fiable.

Son muchos los tipos de bruxismo, pero por lo general se suele dividir entre el que sucede de noche y el diurno. Habitualmente es por la noche cuando los pacientes que rechinan los dientes ejecutan una mayor presión y no se dan cuenta de lo que está sucediendo.

Tratamientos para el bruxismo en adultos

En función de la causa que está provocando el rechinamiento de dientes los tratamientos pueden variar. Siempre será un experto el encargado de dictaminar cuáles serán las soluciones óptimas, teniendo en cuenta la historia clínica particular de cada persona.

Los tratamientos odontológicos pueden convertirse en una solución perfecta. Estudiar la mordida de la persona y corregir los posibles problemas que pueda ocasionar una mala mordida es esencial. Además, en algunos casos en los que el bruxismo sea más grave se puede recurrir a una férula dental específica para evitar el contacto entre las piezas dentales superiores e inferiores. Esto evitará el desgaste de los dientes y los posibles problemas mayores.

Por otra parte, el tratamiento psicológico para evitar el estrés y la ansiedad suele resultar muy necesario en muchos casos de bruxismo. Además, es importante conseguir que los pacientes logren conciliar el sueño de forma efectiva.

El bruxismo infantil

Pese a lo que se pueda creer, el bruxismo infantil es una afección con una elevada prevalencia entre los niños pequeños. Se estima que el 80 % de niños de entre 4 y 6 años han padecido o padecen algún episodio de rechinamiento dental. Suele darse esta afección tanto por el día como por la noche, pero es más habitual el bruxismo nocturno.

Los padres son los que suelen detectar esta patología al escuchar los extraños ruidos que emiten los niños al rechinar sus piezas dentales mientras duermen. No suele ser una afección muy preocupante, ya que tiende a desaparecer cuando sale la dentición permanente, pero sí que puede provocar erosión en el esmalte dental.

Para evitar el bruxismo infantil es importante que el niño descanse perfectamente, evitando la actividad física y psicológica las horas previas a irse a la cama. Además, las visitas rutinarias al dentista son primordiales en este sentido, ya que el odontólogo podrá establecer tratamientos oportunos para garantizar la correcta salud dental de los más pequeños.