El bruxismo en la etapa infantil aumenta cada año

Estudios científicos demuestran que el 30 % de los niños españoles padecen bruxismo durante el sueño. Esto significa que estos niños rechinan sus dientes cuando se van a dormir. Se trata de un acto completamente involuntario, pero puede conllevar ciertas implicaciones que no resultan favorecedoras para la salud en ningún caso.

Los expertos recuerdan que el acto de rechinar los dientes en los niños más pequeños se asocia a la formación de los huesos de la mandíbula y puede, incluso, ser beneficioso para estimular los músculos de la zona, así como la aparición de los primeros dientes. No obstante, el descubrimiento pasa por alertar a la población de que se está produciendo un aumento de bruxismo infantil ocasionado por el estrés y la ansiedad. Obviamente, es en estos casos cuando la preocupación aumenta.

Algunos científicos avalan la teoría de que el componente genético es clave en los menores que padecen bruxismo. No obstante, este hecho aún no se puede confirmar a nivel científico. Aunque, los datos demuestran que un elevado número de niños que rechinan los dientes durante el sueño son hijos de padres que también cuentan con dicha afección.

El bruxismo en niños: causas, consecuencias y tratamientos

La realidad es que esta patología oral puede desarrollarse y aparecer en cualquier momento de la vida. Pero su diagnóstico efectivo se realiza a partir de los 4 años de edad. Los odontopediatras aseguran que es importante diferenciar los tipos de bruxismo infantil, teniendo en cuenta los motivos o condiciones que han posibilitado su aparición.

En el caso de los niños con dientes de leche, el bruxismo no se debe entender como una enfermedad, sino más bien se trata de un recurso muy útil en el desarrollo de los huesos y músculos de la mandíbula. Por otra parte, cuando los niños y adolescentes ya cuentan con sus piezas dentales definitivas, el rechinamiento de los dientes inconsciente puede ocasionar graves problemas, como dolores musculares en la zona y alteraciones en la masticación o la mordida. Estos niños pueden presentar complicaciones para abrir la cavidad oral debidamente.

Los estudios científicos desarrollados últimamente sobre el bruxismo en la etapa infantil revelan un aumento considerable de pacientes pediátricos que lo cursan debido a la ansiedad. Según los datos recogidos en estos estudios uno de cada cuatro niños españoles de entre 7 y 11 años de edad padecen bruxismo.

Para tratar debidamente a los niños que sufren esta patología hay que detectar cuáles son las causas que la provocan. Es posible que esté relacionado con alguna alteración neurológica o psicológica. Por ello, es importante tratar el origen para evitar que la ansiedad permita que los más pequeños rechinen los dientes durante la noche. Por otra parte, es probable que factores físicos como comer mucho chicle o morderse las uñas sean los causantes de este bruxismo infantil. El odontopediatra estudiará el caso para ofrecer un tratamiento acorde a las necesidades propias de cada niño. Las férulas dentales suelen estar contraindicadas en los más pequeños, porque aún tienen su dentición en etapa de crecimiento.