Educando en salud desde el colegio

El Programa Sí! Nace de manos de la fundación SHE, Foundation for Science, Helath and Education, y se basa claramente en educar a los niños más pequeños en materias de salud desde diferentes ámbitos. Los niños, en su primera infancia, son esponjas capaces de absorber de forma rápida todos estos conocimientos, que en el futuro les harán llevar unos hábitos de vida mucho más saludables.

El doctor Valentín Fuster, responsable de este proyecto, ha presentado los resultados iniciales de este programa en un artículo publicado en la revista Journal of the American College of Cardiolofy (JAAC). Y, al parecer, el programa está dando sus frutos de la mejor forma que cabía esperar. El Dr. Fuster considera necesario parar el gasto que se ocasiona en algunos ámbitos de la sanidad y, para ello, la propuesta es gastar en prevención.

A través del Programa Sí! Se pretenden inculcar hábitos saludables de salud integral desde el colegio. Este cardiólogo, director de Cardiología del Hospital Monte Sinaí de Nueva York y director del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), lo tiene claro y aclara que en la primera infancia es cuando hay que enseñar a los más pequeños a proteger su salud. A estas edades, que no superan los seis años, los niños aún no tienen perfectamente definidas sus conexiones en el cerebro, por loa que es sencillo conseguir que capten debidamente lo que se les está transmitiendo.

Bases del Programa Sí!

En total son 125 colegios, repartidos por Cataluña, Madrid y Galicia, los que participan en este programa de educación en salud integral, con una muestra de 25.000 niños. El programa implica a los educadores, los niños y a las familias. Son un total de cuatro las áreas que se estudian a través de esta innovadora propuesta: conocimiento del cuerpo y el corazón, alimentación, gestión emocional y actividad física.

Los primeros resultados, que se han publicado recientemente en la citada revista JACC, se basan en el muestreo de 2.000 niños de Madrid que comprenden edades de 3 a 6 años. Los resultados son muy alentadores, ya que se ha podido observar un aumento en la actividad física en la mayoría de estos pequeños, entre otras cosas.

El Dr. Fuster aclara que su deseo es continuar con el Programa Sí realizando un seguimiento de todos estos niños hasta que cumplan 20 años, para observar si de verdad estas conductas inculcadas en la más tierna infancia dan sus frutos en la edad adulta. La realidad des que en torno al 60% de las personas adultas con sobrepeso, comenzó con estos problemas cuando eran pequeños.