Diferencia entre prótesis, puentes e implantes dentales

Los avances en odontología han dado paso a numerosas técnicas, que permiten garantizar tanto la funcionalidad como la estética dental. Hoy en día, es muy normal confundir entre términos como puentes dentales, implantes dentales o prótesis. Generalmente se trata de terminología propia de la implantología dental, pero sus funciones y resultados son bien distintos en la cavidad oral del paciente. No obstante, todos estos conceptos son óptimos para tratar de forma adecuada a personas edéntulas. Es decir, aquellos que han perdido uno o más dientes naturales.

Implantología dental: diferencias entre conceptos

Prótesis dentales

Las prótesis dentales son los sustitutos artificiales de los dientes naturales que se han perdido. Las causas de la desaparición de estas piezas dentales son muy variadas, pero la colocación de las prótesis tiene una función estética y funcional, capaz de recuperar la sonrisa de forma muy positiva.

Las prótesis se colocan sobre los implantes dentales de dos formas diferentes: cementadas o atornilladas. La elección de una técnica u otra dependerá de varios factores, que el odontólogo analizará detenidamente. Estas piezas suelen fabricarse de materiales bastante ligeros, compuestos por resinas.

Tipos de prótesis dentales:

  1. Completas: son útiles para sustituir todos los dientes naturales de una de las arcadas de la cavidad oral.
  2. Parciales: en este caso, las prótesis dentales tan solo sustituyen una o más piezas dentales que se han perdido. Suele tratarse de dientes que no están contiguos.

Puentes dentales

Se trata de otra de las opciones que sirve como reemplazo de los dientes naturales que se han perdido. Los puentes se cementan sobre la cavidad oral, quedando fijos en la boca. Los hay de cerámica, de porcelana y metálicos, entre otros materiales. Para colocarlos es posible utilizar los dientes naturales existentes, que actuarían como base sobre la que fijar los puentes, o implantes dentales.

Implantes dentales

Los implantes dentales son la opción más recomendada por los odontólogos para solventar los problemas derivados por la pérdida de dientes naturales. Es una de las opciones que aporta mucha funcionalidad a la boca, además de una gran estética.

Son pequeñas piezas de titanio que se crean para convertirse en la raíz de los dientes perdidos. Al ser capaces de integrarse activamente con el hueso mandibular, prometen convertirse en una solución perfecta para los pacientes edéntulos.

Los implantes dentales deben de colocarse en el maxilar y, tras el proceso de oseointegración, se convertirán en el soporte de los dientes artificiales o prótesis dentales, que se unirán a cada implante.

Recomendaciones finales

Recomendar una técnica u otra de rehabilitación oral es complicado. En primer lugar, el odontólogo debe de estudiar el caso particular de cada paciente y valorar todas las posibilidades para ofrecerle una sonrisa saludable y funcional. Tras el diagnóstico, ofrecerá unas recomendaciones, basadas, por su puesto, en su experiencia.

No obstante, en la medida en la que la situación particular del paciente lo permita, la recomendación suele ser recurrir a la implantología dental. Esta técnica regenera el hueso, evitando que su pérdida sea mayor. Por lo tanto, además de resultar muy funcional es extremadamente estética. Al no perder el hueso, las modificaciones faciales son nulas y se evita esa sensación de envejecimiento que se genera cuando los huesos de la mandíbula disminuyen.