Diagnosticar la diabetes tipo 2 en la consulta del dentista

Numerosos estudios han puesto de manifiesto la relación entre varias patologías sistémicas con la salud oral. Sin ir más lejos, ha quedado demostrada la correlación entre la enfermedad de las encías y enfermedades cardiovasculares. La diabetes tipo 2 también ha sido relacionada con la piorrea.

Ahora, un estudio llevado a cabo en la Universidad de Ámsterdam, ha demostrado que la periodontitis puede ayudar a diagnosticar la diabetes tipo 2 en pacientes que aún no saben que padecen esta enfermedad. De hecho, según la investigación, la prevalencia de este tipo de diabetes sin diagnosticar aumenta hasta en un 18% en aquellos pacientes que padecen la enfermedad de las encías en un estadio grave.

La periodontitis es una enfermedad muy conocida en las clínicas dentales. Afecta de forma significativa a las encías de los pacientes, pudiendo ocasionar la pérdida de piezas dentales si no se trata a tiempo. La comunidad científica ya ha asociado la piorrea con la diabetes y otras enfermedades graves. Es decir, los diabéticos (por ejemplo) cuentan con un riesgo mucho más alto de sufrir periodontitis.

Pero, lo que ha hallado este nuevo estudio holandés va un poco más allá. A través de una investigación meramente observacional ha puesto de manifiesto la posibilidad de usar la consulta del dentista como un elemento más en el diagnóstico de la diabetes tipo 2. Si la clínica dental realiza una criba de pacientes con la enfermedad de las encías muy avanzada será más fácil detectar la diabetes, minimizando los riesgos a largo plazo que supone esta enfermedad metabólica.

Diabetes tipo 2 y enfermedad periodontal: el estudio científico

Para que los investigadores hayan llegado a estas conclusiones, han llevado a cabo un completo estudio. Para ello, han seguido las historias dentales de in total de 313 adultos, que han sido atendidos en la clínica dental dependiente de la propia Universidad. De todos ellos, 109 no sufrían periodontitis, 126 tenían una piorrea leve o moderada y 78 contaban con una enfermedad de las encías en su estadio más grave.

Obviamente, de todos estos participantes había un porcentaje concreto de personas diagnosticadas de diabetes tipo 2 previamente.

Durante cerca de tres meses, los investigadores analizaron los niveles de hemoglobina glicosilada, es decir, los niveles de azúcar en sangre. Aquellos pacientes que padecían una periodontitis grave, tenían estos niveles mucho más elevados que el resto.

Si bien es cierto que se detectaron casos de diabetes tipo 2 no diagnosticada en los tres grupos de estudio, la presencia de la enfermedad en aquellos que sufrían una periodontitis grave era mucho mayor. Casi 1 de cada 5 participantes con piorrea grave (18%) fueron diagnosticados de diabetes.

Con estos resultados, los científicos aseguran que es necesario desempeñar más estudios para poder determinar las causas y los efectos de ambas patologías asociadas. Pero, lo que sí que tienen claro es que la clínica dental podría funcionar como un lugar importante en el diagnóstico temprano de la diabetes tipo 2.

Además, los pacientes afectos de esta enfermedad metabólica deben de extremar los cuidados de sus piezas dentales para evitar la pérdida de dientes. En este sentido, visitar al dentista periódicamente es una prioridad que puede ayudar a eliminar riesgos en la salud bucodental.