Detectar y tratar la gingivitis: la importancia de la prevención

La gingivitis es una de las patologías orales más comunes a nivel mundial. Se estima que prácticamente el 100 % de la población padece o ha padecido en algún momento de su vida esta enfermedad periodontal reversible. Es conocida como el inicio de las patologías periodontales más graves, tratar la gingivitis es fácil si se detecta a tiempo.

Las enfermedades periodontales son aquellas que se producen el periodonto, o sea, los tejidos que soportan las piezas dentales. Generalmente, estas patologías aparecen por las bacterias orales, que se alojan en diversas zonas de la boca, ocasionando serios problemas bucales. La incorrecta higiene dental es la principal causa de aparición de estas afecciones. Aunque también existe cierta predisposición a sufrirlas en algunos casos.

La placa bacteriana o biofilm dental se aloja en las piezas dentales, las encías y las mucosas orales, provocando una inflamación que derivará en la gingivitis. Si esta afección no se trata con celeridad, derivará en la conocida como periodontitis, que puede provocar la pérdida de dientes, ya que es una enfermedad irreversible. De ahí la importancia de tratar la gingivitis de forma eficaz y rápida.

Prevención de las enfermedades periodontales

Prevenir la gingivitis es esencial para salvaguardar y garantizar la salud oral. Para ello hay que prestar extrema atención a la higiene bucodental diaria. Los dentistas recomiendan cepillar los dientes, al menos dos veces al día, durante unos dos minutos. Al lavar los dientes hay que cepillar e higienizar también la lengua, la cara interna de las mejillas y las encías. Por ello, se recomienda el uso de cepillos interproximales, además de la seda dental. Un buen enjuague bucal, recomendado por el odontólogo, será el broche de oro para una correcta rutina de higiene oral.

Eliminar hábitos perjudiciales, como el consumo de tabaco o alcohol es muy importante. Se estima que fumar puede triplicar el riesgo a sufrir gingivitis. Además, en el caso de los fumadores es mucho más difícil detectar la patología porque el tabaco inhibe algunos de los síntomas como el sangrado o la inflamación más visible.

Seguir una dieta saludable, en la que se incluirán los grupos de alimentos más importantes es también imprescindible para contar con unos dientes sanos y fuertes.

Por último, no hay que olvidarse de visitar la consulta dental de forma periódica. El dentista podrá localizar posibles caries incipientes o problemas orales en sus primeros estadios y proponer tratamientos tempranos. Además, la limpieza dental profesional es muy importante para prevenir la aparición de estas enfermedades periodontales.

Detectar y tratar la gingivitis

Tratar la gingivitis cuanto antes es esencial. Por ello, hay que detectar la patología a tiempo. Así se evitará que siga su desarrollo hasta convertirse en irreversible. Generalmente, suele presentarse a través de la inflamación de las encías, que se presentan hinchadas, brillantes y enrojecidas. Además, el sangrado es un signo común a casi todas las personas que sufren esta afección. Si las encías sangran es porque no están sanas. Por este motivo, en casos en los que se detecten los síntomas mencionados anteriormente, hay que visitar al dentista de inmediato.

En la consulta del odontólogo, si se ha detectado ya la enfermedad, se procederá a tratar la gingivitis a través de tratamientos personalizados. Además, el odontólogo establecerá una serie de pautas al paciente, para que este incluya en su rutina dental diaria.