Dentistas baratos ¿Debemos fiarnos?

El tema de las clínicas dentales de bajo coste es un tanto peliagudo como para tratarlo de mala manera. En primer lugar, debemos de tener en cuenta que lo que está en riesgo y debe primar, ante todo, es la salud del paciente. Por este motivo, acudir a un centro odontológico que nos aporte confianza es lo más importante que nos tenemos que plantear. No pretendemos desmerecer a los profesionales que trabajan para estas clínicas low cost, pero está claro que nadie da duros a pesetas y en algún lugar debe estar la trampa, si pueden ofrecer tratamientos dentales a precios ínfimos.

¿Fiarse de los dentistas baratos?

Denuncias de los colegios oficiales de odontólogos

A finales del año pasado, los colegios oficiales de odontólogos pusieron en funcionamiento una campaña informativa que tenía por nombre “No muerdas el anzuelo”. Con esta campaña pretendían hacer llegar a la población, y denunciar, los métodos utilizados por las franquicias dentales en España. Los responsables de estos colegios de odontólogos hablaban de un incremento significativo de las denuncias a estas clínicas dentales baratas. Con esta campaña se ha puesto de manifiesto que, para este tipo de clínicas, prima el factor comercial en detrimento de las necesidades del paciente. Además, se hacen eco de que los presupuestos que ofrecen a los pacientes suelen ser mucho más elevados que el reclamo inicial.

Diferencias notables entre una clínica dental y un dentista low cost

Lo más importante a tener en cuenta es la profesionalidad. Y, es que no hay que olvidar que estamos hablando de sanidad y de personas que acuden a las clínicas a solucionar problemas y patologías dentales, en muchos casos, graves. A un dentista profesional lo que más le importa es la salud del paciente, al que le ofrecerá un trato personalizado y una atención realmente exquisita. En el caso de los dentistas baratos, la cosa cambia considerablemente. Lo más importante es el negocio y buscan números ante todo. El trato no puede ser personalizado, puesto que los profesionales que trabajan en estas clínicas rotan continuamente. Además, las exigencias en cuanto a formación son mucho menores en las clínicas low cost. Si dispusieran de profesionales con mucha experiencia que, se forman constantemente, los costes se tendrían que ver necesariamente incrementados.

En las clínicas dentales o dentistas baratos, existe el riesgo de sobretratamiento. Esto significa que, es posible que se indique que es necesario realizar más tratamientos en el momento en que el paciente ya ha sido captado. Esto conllevará un desembolso mayor de dinero. Sin embargo, en tu clínica dental profesional de confianza esto no ocurrirá. El dentista que te atiende ya te conoce y seguirá tu historia continuamente. Además, son profesionales que se preocupan por la salud dental de sus pacientes y no recomendarán tratamientos innecesarios.

Los materiales utilizados en las clínicas dentales baratas son otro de los temas que debemos tener en cuenta. Está claro que los precios de un tratamiento dental concreto no pueden sufrir variaciones tan elevadas. Esto, lo único, que nos indica es que la calidad de los materiales no debe ser la misma. Sería imposible ofrecer tratamientos con materiales de alta gama a precios ínfimos. En un dentista profesional, los materiales suelen estar a la altura del paciente. Generalmente se usan materiales de alta calidad para evitar problemas dentales por el uso de materiales indebidos. Además, se buscan siempre los mejores productos que concuerden con la dentadura de cada paciente en concreto.

No podemos impedir que la gente acuda a dentistas baratos, pero es muy importante que se sepa que todo tiene un coste y, si la diferencia de precios es elevada, hay algo que no se está haciendo correctamente. Aunque también hay que mencionar que hay veces en que la diferencia de precios no es tanta, simplemente se hace uso de reclamos publicitarios que posteriormente se quedan en agua de borrajas cuando ofrecen un presupuesto definitivo.

Tu salud dental debe estar, siempre, en las mejores manos posibles. Por este motivo, la mejor recomendación que podemos hacer es que acudas a un odontólogo profesional que te aporte confianza y un trato realmente personalizado.