¿Qué dentadura postiza es la más adecuada para mí?

Cuando existe una pérdida, total o parcial, de dientes, una de las soluciones que se proponen en las clínicas dentales es la colocación de una dentadura postiza adecuada y óptima para cada paciente. Generalmente, el tratamiento más versátil y estético para pacientes que sufren de pérdida dental es la colocación de implantes dentales, pero este tipo de técnicas no son óptimas para todos los pacientes por motivos diversos.

Generalmente, podemos encontrar tres tipos de dentadura postiza. La colocación de una u otra dependerá, sobre todo, de la historia clínica y dental del paciente, así como de la anatomía de la cavidad oral. Será, obviamente, el odontólogo el que recomiende una prótesis dental removible u otra, teniendo en cuenta la situación particular del paciente en cuestión.

Tipos de dentadura postiza

  1. Prótesis completas mucosoportadas

Estas son las dentaduras postizas convencionales, las que se utilizan cuando el paciente carece de todas las piezas dentales en su boca. Se llama dentadura mucosoportada porque el apoyo se realiza sobre la encía y el hueso alveolar. Actualmente, gracias a los avances en odontología, estas prótesis son bastante estéticas y cómodas. Por norma general, la dentadura postiza superior se agarra mucho mejor que la inferior. Pero existen algunas técnicas o herramientas que nos ayudan a generar un buen soporte de la prótesis en la cavidad oral.

  1. Prótesis removible mucodentosoportadas

Como su propio nombre indica, esta dentadura postiza, también conocida como prótesis metálica, se coloca cuando el paciente aún tiene algunos dientes naturales en su boca. Esto permite que dichas piezas dentales funcionen de apoyo de la prótesis, junto con el hueso y la encía. No obstante, este tipo de dentaduras pueden provocar la pérdida progresiva de masa ósea, debido a la presión que ejerce sobre el maxilar.

  1. Sobredentaduras implantosoportadas

Otras de las dentaduras postizas más utilizadas en la consulta del dentista son aquellas que se colocan sobre implantes dentales. El paciente no tiene ningún diente en su cavidad oral y para evitar la falta de sujeción de la dentadura, pueden ponerse algunos implantes dentales, que ofrecerán el apoyo suficiente para evitar que la prótesis removible se mueva. Esta solución es perfecta cuando el soporte natural (hueso) del paciente no es óptimo para garantizar la funcionalidad y estabilidad de la dentadura.

Cuidados de las prótesis dentales removibles

Si debes recurrir a la dentadura postiza para salvaguardar tu salud oral, es importante que prestes atención a los cuidados que debes llevar a cabo a diario. La carencia de dientes no implica que se pueda dejar de realizar rutinas de higiene dental adecuadas. Hay que tener en cuenta que la encía y el hueso alveolar forma parte de la boca y es importante mantenerlos en perfecto estado para que la prótesis cuente con un buen agarre.