Cuidar la salud de tu boca previene las afecciones cardiacas

Siempre se ha sabido que la salud oral tiene mucho que ver con la salud del resto del organismo. Pero es ahora, cuando multitud de estudios científicos muestran la relación entre enfermedades como la diabetes o las afecciones cardiacas y la higiene dental. A día de hoy no se tiene constancia exacta de por qué este tipo de patologías están tan entrelazadas, pero sí que se sabe mucho más al respecto.

Los científicos aseguran que las enfermedades de las encías (gingivitis y periodontitis) están provocadas por la acumulación de bacterias bajo la línea de las mismas. Estas bacterias en desarrollo pueden infectar la sangre, provocando un elevado nivel de inflamación en el resto del organismo. Que esas bacterias hayan colonizado la sangre permite que los tejidos cardiovasculares se infecten, lo que incrementa el riesgo a sufrir infartos de miocardio o isquemias, más o menos graves.

Salud oral: prevención para una vida saludable

El principal problema de todo esto radica en que las patologías orales son prevenibles. Es decir, gran parte de las afecciones bucales más comunes (caries y enfermedad de las encías) están relacionadas con la higiene oral. Por lo tanto, sería posible limitar las consecuencias del desarrollo de estas enfermedades.

Muchos científicos aseguran que la clave de todo está en la educación en materia de salud oral. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las caries dentales afectan a nivel mundial al 90 % de los niños escolarizados y a cerca del 100 % de los adultos. Por esto, la comunidad científica pone sus miras en generar una mayor educación en rutinas de higiene oral. De esta forma, sería posible centrarse en la prevención y minimizar las enormes cifras que se dan hoy en día.

Caries y periodontitis: enfermedades orales más frecuentes

Según algunos estudios, la enfermedad de las encías afecta al 80 % de los adultos. No obstante, hay que dividir este tipo de enfermedades en dos etapas (la reversible y la irreversible). Al principio de la patología es la gingivitis la que comienza a afectar la salud oral. En este momento, es fácil revertir la situación. Pero si la enfermedad de las envías no se trata, la periodontitis comenzará a destruir el tejido, pudiendo provocar la pérdida de dientes.

Teniendo en cuenta un estudio del Hospital de Suecia, conocido como “Parorkrank”, más de 28 % de pacientes afectos de enfermedad periodontal, vio su riesgo de sufrir un infarto de miocardio aumentado. De hecho, en función de lo que podemos leer en la literatura científica, se han detectado numerosas bacterias que ocasionan la periodontitis en las arterias, la sangre y el corazón, en pacientes que han sufrido alguna enfermedad cardiovascular. Por ello, los científicos consideran que es muy probable que sean estas bacterias las que ocasionan los infartos.

La recomendación para prevenir la aparición de enfermedades cardiovasculares, vinculadas a la salud oral, pasa por llevar un estilo de vida saludable y unos hábitos de higiene dental adecuados. Evitar el consumo indiscriminado de alcohol y tabaco, así como practicar ejercicio físico a diario, es esencial para prevenir las afecciones más llamativas.