Cuidados e higiene de las prótesis removibles

Pese a los incesantes avances implantología dental y las grandes novedades establecidas en este sector de la estética y funcionalidad dental, todavía existen muchas personas que apuestan por las prótesis removibles para garantizar su salud bucodental tras la pérdida de dientes. Estas prótesis son las que conocemos como dentaduras postizas y pueden (y deben) retirarse de la cavidad oral para ser limpiadas con esmero.

A día de hoy se siguen fabricando un buen número de prótesis dentales removibles para colocar tras la pérdida o deterioro de los dientes naturales. Estas dentaduras deben garantizar la máxima funcionalidad, además de una estética dental saludable al paciente. Pero para mantener estas formas de restauración dental en unas condiciones óptimas es fundamental seguir unas pautas o rutinas de cuidados e higiene de las mismas.

Cómo mantener las prótesis removibles en perfecto estado

Para que las dentaduras postizas no pierdan ni un ápice su funcionalidad habrá que tomar una serie de precauciones y realizar diversos cuidados, sobre todo de carácter higiénico. Hay que tener en cuenta que estas prótesis sustituyen a los dientes naturales, por lo que no se debe obviar las necesidades concretas de la salud bucodental y la cavidad oral. Veamos cómo se deben tratar las prótesis removibles:

1. Después de cada comida es primordial enjuagar bien la prótesis y la boca. Este sencillo proceso será perfecto para eliminar la placa bacteriana y los restos de alimentos que hayan podido quedar alojados en la dentadura postiza.

2. Es necesario limpiar la prótesis a fondo al menos una vez al día. Para ello se recomienda utilizar un cepillo de dientes específico para el tratamiento de las prótesis removibles. Este instrumento es muy fácil encontrarlo en cualquier farmacia. Para que la limpieza de la dentadura sea efectiva se puede utilizar pasta de dientes, pero la recomendación es utilizar jabón, ya que este es mucho más potente a la hora de conseguir que no se forme sarro, además de no permitir que se creen las manchas dentales o coloración. Independientemente de si se lava la prótesis con jabón o con pasta dental habrá que enjuagarla con abundante agua antes de volver a colocarla en la boca.

3. Algo fundamental es retirar la prótesis de la cavidad oral para dormir. Esto adquiere suma importancia para evitar los riesgos por atragantamiento. Además, las mucosas de la boca deben descansar y liberarse de la presión de la dentadura. Mientras la prótesis removible permanezca fuera de la boca hay que dejarla en un medio húmedo. Un cuenco o vaso con agua puede ser una solución perfecta. Este agua jamás debe de ser caliente porque el calor podría cambiar la forma de la dentadura postiza, haciéndola perder funcionalidad. En el agua de mantenimiento de las prótesis removibles se pueden incorporar pastillas desinfectantes para que realicen su acción antiséptica en las dentaduras mientras se está durmiendo.

Con esto queda claro que los cuidados de las dentaduras postizas no son demasiado complicados, pero sí que es muy importante que se lleven a cabo constantemente para evitar manchas, formación de sarro o, incluso, que las prótesis cambien su forma. Por esto último es recomendable acudir periódicamente a la clínica dental para que el odontólogo pueda comprobar que la dentadura sigue perfectamente anclada en su sitio, cumpliendo su función. En el caso de que haya habido cambios, los podrá reparar y así evitar que puedan aparecer daños más graves en la cavidad oral.