Cuidados de los dientes de los bebés

Desde la infancia, nuestra salud bucodental está subordinada a la higiene y al cuidado que le demos a nuestros dientes y a nuestra boca. Aunque se suele pensar que en nuestra etapa de bebé, durante los primeros meses de nuestra vida, no es necesario tener que cuidar de nuestra higiene bucal, lo cierto es que los estudios más recientes han demostrado que es necesario un correcto cuidado de los dientes de los bebés.

Beneficios de cuidar los dientes de los bebés

En este artículo, vamos a enseñaros algunos de los cuidados que se deben dar a los dientes y a la boca de los bebés porque, tal y como recomiendan odontólogos expertos, esos primeros meses de vida son vitales para tener una buena salud bucodental.

-Ya en las etapas de embarazo, la madre debe tener una alimentación sana, evitando por ejemplo hidratos de carbono en exceso, para que éstos no alteren los futuros dientes del bebé.

-En el caso de bebés lactantes, se recomienda que las encías sean limpiadas correctamente con una gasa esterilizada, siempre después de que el bebé se alimente. ¿Por qué hacer esto que pocas madres llevan a cabo? Porque se ha probado que dejar restos de leche en las encías puede alterar la naturaleza de la boca y la flora bacteriana de la misma. Tanto la leche materna como la leche de continuación son alimentos que con altos hidratos de carbono, que pueden producir caries.

-Cuando dejan la leche, lo más importante es ofrecerles alimentos sin azúcar, para que las caries no surjan en sus dientes de leche. Además es importante hacer el esfuerzo de dar alimentos que deben masticar bien antes de tragar, para que se vayan acostumbrando. El sarro y la caries son enfermedades bucodentales que pueden aparecer desde los primeros años de vida.

-Los dientes de leche tienen más importancia de la que parece en principio. Y si bien es cierto que a todo el mundo se nos caen, lo ideal es que su pérdida no sea tan temprana, tan prematura, ya que perder estos dientes de leche puede suponer un gran problema para el niño. De ahí que, en cuanto surjan los dientes en el bebé, se le debe enseñar a utilizar el cepillo dental infantil.

-En el cepillo dental infantil, en principio, no es necesaria la pasta de dientes, solo se debe frotar ligeramente la superficie de los dientes que tenga el bebé, sin hacer daño a las encías. Luego, cuando ya han cumplido dos años, sí se puede poner una cantidad minúscula de pasta de dientes infantil.

-Desde que se cumplen dos años, se deben realizar visitas periódicas al dentista, ya que pese a la temprana edad, la boca ya ha podido sufrir de diversos problemas, tales como caries, acumulación de placa bacteriana, oclusión por culpa del chupete, traumatismos, etcétera. Estos problemas se pueden corregir a tiempo. De manera contraria el niño puede tener problemas más complejos conforme vaya creciendo en edad.