¿Cuándo es necesario visitar al dentista?

Visitar al dentista es una prioridad absoluta para garantizar una sonrisa saludable. Por ello, la recomendación es acudir a la clínica dental de forma periódica, como mínimo una vez al año. En este tipo de consultas rutinarias, el odontólogo podrá examinar detenidamente la boca del paciente y adelantarse a la aparición de diversos problemas orales.

Muchas de las patologías bucodentales que se dan actualmente se pueden prevenir de forma eficaz. En este tipo de revisiones dentales, el profesional recabará toda la información que le dan los dientes del paciente, adelantándose a la aparición de graves afecciones bucales. Además, es la mejor forma de evitar que las patologías dentales se agraven considerablemente.

En el caso de estar sometido a un tratamiento dental de cualquier tipo, es habitual que el dentista recomiende visitas más continuadas a la clínica. De esta forma podrá controlar el desarrollo de dicho tratamiento y solventar cualquier problema que pueda surgir.

Además de las visitas rutinarias al dentista, hay algunos casos o señales de alerta que nos indican que hay que acudir a la clínica dental cuanto antes.

Señales de alerta para visitar al dentista

  1. Dolor

Siempre que exista cualquier tipo de dolor en la cavidad oral es necesario visitar al dentista para que pueda determinar qué lo está causando. Muchas veces ese dolor va acompañado de inflamación y es probable que la causa sea algún tipo de infección que se debe atajar. Las caries dentales también pueden ocasionar dolor cuando afectan a la zona más interna del diente.

  1. Tratamientos médicos

Muchas personas que están siendo sometidas a diferentes tratamientos de salud general pueden notar cambios en sus dientes. Por ello, es recomendable que se anticipen a esto y visiten al dentista cuanto antes. Por ejemplo, la quimioterapia puede dañar y debilitar la dentadura.

  1. Cambios dentales

En el momento en el que se notan cambios en los dientes es esencial visitar al dentista. Esta es la única forma de comprobar la causa de esos cambios y llevar a cabo los tratamientos idóneos. Generalmente, la limpieza dental profesional puede solventar este tipo de cambios, pero es posible que exista alguna afección grave que solo puede detectar el dentista.

  1. Manchas

Las manchas en los tejidos orales pueden ser indicativas de patologías dentales graves. Hay que prestar mucha atención a la aparición de las mismas y si vemos que no desaparecen o, incluso, que cambian de tamaño, color o forma, visitar al dentista se convertirá en una prioridad absoluta.

  1. Caries dentales

Ante la mínima sospecha de la aparición de una caries, lo más sensato es visitar la clínica dental. Una caries que no es tratada como es debido puede terminar desarrollando patologías mucho más graves y perjudiciales como la enfermedad periodontal. Por ello, el dentista es el aliado perfecto para garantizar una boca sana.