Cuándo llevar al niño al dentista por primera vez

Para empezar es una buena idea llevar a su bebé con usted cuando usted tenga una cita con su dentista, esto puede ir haciéndolo más o menos desde el primer momento. De esa manera, se familiarizará con las vistas, sonidos, olores y la rutina de la clínica dental y crecerá entendiendo que las revisiones con su dentista son algo habitual. De esta manera evitamos que el niño crezca con fobias que podrían perjudicarle más adelante.

Si usted le produce ansiedad o nervios ir al dentista, haga una cita por separado para su bebé. Entonces, no se darán cuenta de sus temores y tampoco se los trasmitirá.

Algunos dentistas recomiendan controles dentales en los niños a partir de seis meses o cuando los dientes empiezan a salir.

En un artículo reciente hablamos de la primera visita de su hijo al dentista, hoy queremos comentarle ciertos aspectos que debe tener en cuenta sobre el cuidado de la boca de su hijo.

El odontopediatra es el especialista encargado del diagnóstico, prevención y tratamiento integral de la salud bucodental de los niños. Este profesional ya sabe cómo realizar las visitas para que sean atractivas para los más pequeños. Generalmente en la edad preescolar las visitas han de ser cortas (menos de 30 minutos) hasta que el niño esté familiarizado con los instrumentos. También en la edad preescolar son mejor las visitas por la mañana porque a esta hora del día los niños no están cansados, hay menos retrasos en las visitas (menos tiempos en la sala de espera) y el profesional está más fresco.

El hacer revisiones frecuentes ayudara a su hijo a tener una buena salud oral, junto con una buena higiene oral.

¿Debo darle suplementos de flúor a mi bebé?

Algunos niños pueden necesitar tomar suplementos de flúor, pero estos sólo se deben utilizar con el asesoramiento de un dentista. Su odontólogo le prescribirá la dosis correcta para la edad de su bebé, teniendo en cuenta si está fluorada el agua local.

El exceso de flúor cuando los dientes se están desarrollando puede dañarlos.

Si usted vive en un área donde el flúor ha sido añadido al suministro de agua, entonces su hijo tiene menos probabilidades de necesitar suplementos. Sin embargo, depende de la cantidad de flúor en el agua y de la incidencia de caries que tenga su hijo.

¿De qué más otras maneras puedo proteger los dientes de mi bebé?

La principal causa de caries dental no es la cantidad de azúcar en la dieta sino la frecuencia con que se come o se bebe todo el día.

Mantenga los alimentos azucarados para las horas de las comidas y limite los alimentos azucarados a no más de cuatro veces al día. Esto incluye los frutos secos, que son altos en azúcar y se pegan a los dientes.

Si usted desea dar a su hijo algo que comer entre comidas elegir productos como quesos o verduras.

Proporcione a su bebé una dieta sana y equilibrada. Anímelo a disfrutar de alimentos, como verduras y frutas y no agregue azúcar a la comida.

No añada azúcar o similares a la leche del biberón.

Si a los niños se les permite quedarse dormido con un biberón, o si se les da la botella para llevar a todas partes con ellos, y el líquido, ya sea leche, zumo de frutas u otras bebidas, pueden ser utilizados por las bacterias para producir ácidos , y la caries dental puede iniciarse rápidamente. Esto a menudo se conoce como “caries de biberón”.

Para ayudar a prevenir la caries dental, limitar la ingesta de azúcar, los alimentos pegajosos y bebidas azucaradas entre comidas.
Si utiliza alimentos infantiles preparados, comprobar que están libres de azúcar o no tienen azúcares o edulcorantes añadidos.

Tenga en cuenta que otros azúcares, como la lactosa, la fructosa y la glucosa, son tan perjudiciales para los dientes de su bebé como la sacarosa.