¿Cuándo es adecuada la ortodoncia en tus hijos?

La ortodoncia en los niños es uno de los tratamientos dentales más utilizados y demandados. En la actualidad, los avances en odontología permiten la posibilidad de poder optar por diferentes tratamientos ortodóncicos para aportar mayor funcionalidad y estética a los pacientes pediátricos. Por norma general se recomienda una primera revisión con el ortodoncista cuando los niños tienen en torno a 7 años de edad, aunque, obviamente, en revisiones anteriores es posible que se detecten problemas que pueden comenzar a ser tratados previamente.

Edad adecuada para un tratamiento de ortodoncia infantil

La realidad es que no existe una edad estándar para colocar la ortodoncia en los niños. Esto ocurre porque cada caso es diferente y será el ortodoncista quien pueda evaluar las diferentes posibilidades, para establecer un tratamiento óptimo que permita subsanar el problema del menor.

En este sentido, sería muy importante separar los diferentes problemas que se pueden corregir mediante la ortodoncia. Por un lado, estas técnicas odontológicas permiten corregir de forma efectiva la colocación de las piezas dentales, ubicándolas de la forma más correcta para que la cavidad oral de los niños sea funcional, además de estéticamente perfecta. Pero, por otra parte, mediante los tratamientos de ortodoncia infantil también se puede mejorar la estructura ósea para lograr que los dientes definitivos crezcan de forma correcta.

En el primer caso, es decir, cuando lo que se debe de conseguir es modificar las posiciones de los dientes para alinearlos debidamente es necesario que el paciente pediátrico disponga ya de todas las piezas dentales definitivas. Por este motivo, una edad recomendable para comenzar el tratamiento sería a partir de los 12 años. Aunque, obviamente, el niño habrá acudido a visitas periódicas con el ortodoncista infantil para que este pueda llevar una evolución y valorar la cavidad bucodental. No obstante, siempre será el odontólogo el que determine el tratamiento a seguir y cuándo se comenzará a ejecutar.

En caso de que la ortodoncia tenga como fin cambiar las estructuras óseas, es posible comenzar con los tratamientos desde edades muy cortas. Hay que tener en cuenta que en este tipo de situaciones no se pretende modificar la colocación de los dientes, sino modificar el maxilar o la mandíbula para dar un mejor soporte a los dientes definitivos. Por lo que la ortodoncia temprana será la opción más plausible. Aunque como venimos diciendo, esto solamente lo podrá valorar el odontólogo infantil.

Lo más importante a la hora de colocar la ortodoncia a tus hijos es que se hayan llevado unas revisiones óptimas desde que son pequeños. De esta forma, será mucho más sencillo ofrecer soluciones adecuadas a cada paciente. Además, tanto la familia como los menores deben estar comprometidos con su salud oral para que el tratamiento sea realmente eficaz y no se alargue en el tiempo.