¿Cuáles son las alteraciones bucales más comunes?

Son muchas las alteraciones bucales que pueden ocasionarse a lo largo de la vida. Pero si hay algo común a todas ellas es que son perfectamente evitables si se siguen las recomendaciones en cuanto a prevención de salud dental. Para ello, el odontólogo explicará qué es lo que se debe hacer a diario y qué se debe de evitar para conseguir que la salud oral del paciente sea impecable durante el mayor tiempo posible.

En este sentido, las correctas rutinas de higiene bucodental y las visitas periódicas a las clínicas dentales adquieren una importancia extrema. Lavarse los dientes siguiendo las recomendaciones del dentista es algo primordial para que la sonrisa no se vea afectada y se puedan minimizar los riesgos a sufrir cualquiera de las alteraciones dentales más comunes. Es importante seguir una buena técnica de cepillado y utilizar los productos específicos que el odontólogo recomiende en cada caso.

Por otra parte, en las visitas periódicas al dentista se consigue que la prevención de patologías bucales sea altísima. El profesional podrá detectar cualquier alteración en la salud oral, por mínima que sea. De esta forma cualquier contratiempo se solventará de forma rápida, minimizando los riesgos para el paciente. Todas las afecciones orales que se detectan en sus primeras fases son mucho más fáciles de tratar.

Alteraciones bucales comunes

Es cierto que son muchas las enfermedades o alteraciones bucales que se ven a diario en las consultas dentales, pero hay cinco que se convierten en las más habituales:

  1. Caries dentales: las caries son una de las patologías dentales con mayor prevalencia entre la población general. Ya que el 90 % de las personas, en todo el mundo, presentan o han presentado alguna caries a lo largo de subida. Las caries se producen cuando la placa bacteriana que se aloja en las piezas dentales no se retira de forma efectiva y termina formando sarro. Es una consecuencia clara de la mala higiene dental. Ese sarro destruye el tejido que forma los dientes ocasionando las conocidas caries.
  2. Gingivitis: esta patología es realmente común entre la población. Se trata de un enrojecimiento e inflamación de las encías que está provocado por la presencia de bacterias bajo la línea de las mismas. También suele ser una consecuencia clara de la incorrecta limpieza oral. El hilo dental es una herramienta fundamental para prevenir este tipo de afecciones bucales. La gingivitis debe de tratarse cuanto antes para evitar que la enfermedad se transforme en periodontitis.
  3. Enfermedad periodontal: la periodontitis comienza con una gingivitis que no ha sido tratada a tiempo en la clínica dental. Lo que ocurre es que esa inflamación del tejido gingival termina por afectar a los huesos y el tejido de la zona. La consecuencia más grave puede ser la pérdida de las piezas dentales. Además, recientemente se ha descubierto la relación de la periodontitis con algunos problemas cardiacos. Es decir, las bacterias de la boca pueden pasar al torrente sanguíneo, creando infecciones graves que ocasionarían enfermedades de corazón. Por lo tanto, la enfermedad periodontal debe de ser tratada cuanto antes.
  4. Halitosis: la halitosis o mal aliento es una de las afecciones dentales más comunes. Son muchas las causas de esta condición, por lo que siempre es recomendable que un odontólogo trate al paciente con halitosis para eliminar esta alteración.
  5. Aftas: las aftas son unas úlceras bucales que aparecen en los tejidos blandos de la boca. Se trata de alteraciones dentales bastante habituales y normalmente se detectan porque suelen provocar dolor. Ante la aparición de cualquier úlcera bucal lo más importante es visitar al dentista para que pueda averiguar su procedencia y eliminarla con seguridad.