Consejos para unos dientes sanos y fuertes

Es realmente fundamental garantizar la funcionalidad de la boca, además de la completa salud de la misma. Para ello es necesario realizar una serie de acciones que conviertan a la cavidad oral en una zona cuidada y sana. En este sentido, los dientes deben estar perfectamente cuidados para asegurar tanto la estética como la funcionalidad.

Obviamente, los dientes se debilitan con el paso de los años. Por este motivo es muy importante cuidarlos con todos los recursos que tenemos a nuestro alcance. De esta forma se podrá evitar la pérdida de piezas dentales y, así, garantizar una sonrisa sana y fuerte durante mucho más tiempo.

¿Cómo mantener la sonrisa?

Además de tratarse de unas de las partes de cuerpo que a nivel estético requieren unos cuidados para conseguir que se vean bonitos, los dientes necesitan unos cuidados óptimos para estar saludables. Para ello hay que tener en cuenta diferentes factores. La higiene bucodental, la dieta y los hábitos diarios deben de ser los más adecuados para optimizar la sonrisa.

Uno de los consejos más importantes que van a ayudar a conseguir una dentadura sana y fuerte es acudir al dentista con regularidad. Es muy común visitar la clínica dental cuando existe algún problema oral o cuando se padece alguna caries o cualquier afección que comporta dolor. Pero programar visitas a la clínica dental de forma preventiva es una garantía a la hora de conseguir que la sonrisa cumpla su función estética y funcional. El odontólogo tendrá en su haber una buena historia dental del paciente y, además, podrá adelantarse ante cualquier posible patología que pueda terminar ocasionando daños graves a nivel bucodental. La prevención, por tanto, es la acción más importante para conseguir unos dientes saludables.

Por otra parte, la higiene dental es un factor que no se debe descuidar en ningún momento. Cepillar los dientes debidamente, utilizando siempre una pasta dental fluorada y una técnica precisa de cepillado, aportará unos beneficios muy saludables que podrán mantener las caries a raya. Con cada ingesta de alimentos, la boca se llena de bacterias que permanecen en las piezas dentales y la cavidad oral hasta que son eliminadas. Para ello hay que retirarlas a diario a través del cepillado. Lo más adecuado es lavar los dientes, por lo menos, dos veces al día. Y una de estas rutinas de higiene dental debe incluir el uso de cepillos interproximales o de hilo dental, además de un buen enjuague oral.

Una vez al año, es importante acudir al higienista dental para que realice una limpieza profesional en profundidad. Gracias a estas limpiezas profesionales de los dientes se eliminará la placa bacteriana y el sarro que no se ha conseguido retirar con el cepillado convencional. Todas estas acciones se convierten en un buen seguro anti caries.

La dieta es otro de los factores que intervienen en la sonrisa. Hay que tener en cuenta que existen alimentos que pueden dañar el esmalte de los dientes. Las comidas ácidas actúan sobre las piezas dentales erosionándolas. Así que es muy importante limitar la ingesta de este tipo de bebidas y comidas. Además, en el caso de ingerir ácidos no se recomienda cepillar los dientes nada más terminar de comer, porque los ácidos estarán en su máximo esplendor y el cepillado puede repartirlos por el resto de piezas dentales. Así que la recomendación es esperar media hora para realizar el cepillado dental. Lo que sí se puede es enjuagar la boca con agua.

El consumo de alimentos azucarados también es negativo para las piezas dentales ya que este tipo de comidas dulces son las principales causantes de las caries dentales. Evidentemente, no se trata de eliminar estos alimentos de la dieta, sino de limitar su ingesta.

Por último, existe un tipo de bebidas que pueden dañar la sonrisa a nivel estético debido a que es posible que terminen coloreando los dientes. Se trata de bebidas como el café o el vino tinto, entre otras. En el caso de que los dientes estén muy manchados porque no se han llevado a cabo las limpiezas profesionales anuales, una opción es realizar un blanqueamiento dental profesional en la clínica dental. Para ello el dentista podrá ofrecer unos resultados óptimos, en poco tiempo, gracias a las nuevas técnicas odontológicas en cuanto a blanqueamiento de dientes.