Consejos para la higiene dental

Si calculamos el tiempo semanal que se debe invertir en llevar a cabo una correcta higiene dental podremos comprobar que conseguir una dentadura saludable no nos llevará más de media hora a la semana. Pero es importante que esos pocos minutos diarios que se dedican a lavarse los dientes se usen bien y de forma constante. Cepillarse los dientes es una de las acciones más importantes del día a día y dejarla de lado puede comprometer muchísimo la salud oral. Las consecuencias de no ejercer una buena rutina de higiene bucodental pueden ser bastante graves, a la larga.

¿Cuándo y cómo hay que lavarse los dientes?

Es fundamental cepillarse los dientes entre dos y tres veces al día. Un exceso en las rutinas de higiene dental también puede ser perjudicial, ya que es posible dañar el esmalte de las piezas dentales con tanto cepillado. Así que lo ideal es hacerlo unas tres veces, siendo dos el mínimo recomendado.

Las rutinas de higiene dental de la mañana y la noche son de las más importantes. Aunque cepillarse los dientes tras cada comida puede garantizar la salud bucodental más óptima. En este sentido cabe destacar que hay que esperar unos veinte o treinta minutos tras la ingesta de alimentos para lavarse los dientes. Esto es así porque el pH de la boca cambia cuando se come y es posible que, al cepillar los dientes nada más terminar de comer, se arrastren las bacterias que dañan las piezas dentales. Así que lo mejor es esperar a que el pH se normalice para ejercer un cepillado dental óptimo. Al terminar de comer, un enjuague con agua es una buena idea.

Una de las rutinas e higiene dental que se lleven a cabo cada día debe incluir el uso del hilo dental para remover cualquier resto de alimentos que se haya quedado alojado en zonas de complicado acceso para el cepillo de dientes. En este sentido, los cepillos interproximales son también ideales para solventar este cometido. Eso sí, la seda dental y el cepillo interproximal son complementarios, no sustitutos.

Hay que pensar que el hilo dental tiene más funciones, como eliminar la placa bacteriana que pueda quedar bajo la línea de las encías. Después de todo esto, un buen colutorio será excepcional para aportar protección y un aliento fresco por más tiempo.

Obviamente, la noche es el mejor momento para llevar a cabo esta rutina de higiene bucodental ampliada. Antes de dormir es posible que se cuete con un tiempo mayor para dedicarse a uno mismo y se podrán realizar todos estos pasos con mayor tranquilidad.

Es fundamental cepillar los dientes perfectamente, con una técnica de cepillado apropiada. Para ello, el dentista podrá informarte debidamente de las particularidades. Además, hay que dedicar un mínimo de dos minutos al cepillado. La mejor opción es dividir la cavidad oral en cuatro cuadrantes y cepillar durante treinta segundos cada uno de ellos. La lengua y la cara interna de las mejillas también deben de higienizarse a diario.