Consejos para alargar la vida de tu cepillo de dientes

El cepillo de dientes es una de las herramientas más indispensables para garantizar una correcta higiene dental. Pero es muy importante saber que este tipo de accesorios no son eternos ni permanentes. Esto indica que es obligatorio y necesario cambiarlos habitualmente. Por norma general, es recomendable sustituir el cepillo de dientes por uno nuevo tras dos o tres meses de uso. Este tiempo puede variar en función del estado concreto de dicho utensilio.

La higiene bucal es tan importante como comer cada día. Por lo tanto, hay que cepillarse los dientes entre dos y tres veces al día, con el objetivo de reducir el riesgo a padecer infecciones bucales, así como minimizar la posibilidad de sufrir caries dentales. Para que la higiene dental sea válida es necesario que el estado del cepillo de dientes sea el más adecuado. Pese a que siempre es conveniente cambiarlo por uno nuevo cuando su uso ha sido abundante, vamos a ver algunas técnicas que nos ayudarán a que éste dure en perfectas condiciones más tiempo.

Cuidados del cepillo de dientes

Los expertos recomiendan cambiar el cepillo dental o los cabezales del cepillo eléctrico tras, como mucho, tres meses de uso. Así se estarán evitando las bacterias que puedan quedar pegadas entre las cerdas del cepillo o en su base. En el caso de que se observe que el cepillo dental, aunque todavía no tenga tres meses, esté dañado o no se vea pulcro y limpio, lo mejor será sustituirlo por uno nuevo cuanto antes, acortando así el periodo de renovación del mismo.

Es habitual que las cerdas del cepillo se desgasten con el cepillado de la boca. Esto indica que la eficacia del cepillo será cada vez menor. La recomendación habitual, por parte de los expertos, es realizar entre dos y tres sesiones de higiene dental al día. Tanto si se cepillan dos veces los dientes como tres, el cambio del cepillo debe de llevarse a cabo siguiendo las pautas que marca cada dentista. Tres meses debería de ser el máximo tiempo de duración de uno de estos utensilios para la salud bucodental.

Cómo conservar el cepillo de dientes en perfecto estado

Para que la vida útil del cepillo de dientes sea la más óptima es muy importante seguir algunos consejos que puedan lograr que la vida del mismo sea mucho más satisfactoria y funcional. En primer lugar, tras cada cepillado es indispensable limpiar perfectamente el utensilio. Para ello, habrá que enjuagarlo con agua abundante, eliminando todos los restos que puedan haber quedado alojados entre las cerdas.

Tras la limpieza es importante sacudir bien el cepillo de dientes y colocarlo en un bote al aire. Esto es fundamental para evitar que la humedad pueda generar bacterias en este utensilio. Por este motivo, una vez abierto un cepillo no se recomienda colocar el capuchón con el que viene. El capuchón es un buen elemento para cerrar el cepillo si hay que salir de viaje y debe introducirse en un neceser, pero nunca debería de colocarse tras el cepillado porque la humedad que se crearía en el interior puede favorecer la aparición de bacterias dañinas para la salud bucodental.