¿Cómo ser dentista?

La odontología es ese sector de la medicina cuyo fin es la prevención de enfermedades bucodentales y el correcto tratamiento de las misma. Tal vez te has preguntado alguna vez cómo se convierte una persona en dentista. Incluso es posible que tengas curiosidad por estudiar esta rama médica tan popular. En esta entrada vamos a mostrarte unos pasos que se requieren para ser dentista, una de las profesiones que más gente está cogiendo últimamente ya que da mucho juego, tanto para montar tu clínica como para trabajar para alguna de las grandes empresas que operan hoy día en nuestro país.

¿Qué he de hacer para ser dentista?

Termina tus estudios

En primer lugar, debes terminar el instituto y hacer la (siempre terrible) selectividad, que es imprescindible en nuestro país. Ten en cuenta que para entrar en el grado de odontología tienes que tener una nota bastante alta, de hecho, en el último año pedían más de un 7 en total, lo cual implica haber sacado buenas notas en los dos años que dura la etapa del bachillerato.

Accede al grado de odontología

En segundo lugar, una vez has conseguido esa nota y has echado la matrícula, si has entrado en la carrera, ya formarás parte de los estudiantes de odontología, un grado independiente de la medicina, aunque suele compartir algunos rasgos comunes y asignaturas, como son “anatomía” o “psicología”. Aprovecha estos años para dar lo mejor de ti y sentirte implicado en esta rama de la salud, ya que no todo el mundo tiene carácter para este trabajo.

Sácate el título

Sacar el título en los años que dure el estudio del grado será la base para empezar a ser dentista, pero aún así nosotros te recomendamos que desde el primer año empieces a hacer prácticas, que trabajes como becario. No hace falta ganar mucho dinero, sino coger experiencia y que adquieras más conocimientos prácticos, ya que teóricos sí los irás tomando año tras año, mientras estudias.

Sigue formándote

Terminar la carrera no es el fin, sino el comienzo. Una vez estés en posesión de tu título, trata de aprovechar para seguir formándote. Puedes hacer cursos, apuntarte al colegio de odontólogos, montar una clínica propia, trabajar para otros dentistas en tus comienzos, irte al extranjero para formarte mejor… en fin, que se te abre todo un abanico de posibilidades que debes aprovechar si quieres sacar el experto profesional dentista que llevas dentro.