¿Cómo se hace una limpieza dental profesional?

La correcta salud bucodental es fundamental para disponer de una boca saludable. Además, si nuestros dientes están perfectamente cuidados, conseguiremos evitar distintos riesgos por enfermedades bucales que pueden afectar seriamente nuestra salud. Una limpieza dental profesional eliminará el sarro y las bacterias alojadas en nuestra dentadura, concienzudamente. Generalmente, es necesario realizar una higiene dental profesional, por lo menos, una vez al año. Aunque esto puede variar en función de las necesidades de cada paciente.

Además de realizar una buena rutina de higiene dental en casa, la profilaxis dental profesional nos va a ayudar a eliminar el sarro que se acumula encima de la línea de las encías y en la parte interior. La limpieza dental es una forma muy eficaz de eliminar ciertas manchas que se forman en los dientes y, también, retirará de nuestras superficies dentales la placa bacteriana y el sarro.

Tipos de limpieza dental profesional

Hoy en día, la limpieza profesional más utilizada es la que se realiza a través de ultrasonidos. Este tipo de higiene dentaria es muchísimo más rápida, efectiva y no duele en absoluto. Por otra parte, está la limpieza dental profesional que se ha venido practicando desde hace muchos años de forma manual. Para llevar a cabo esta limpieza se utilizan instrumentos manuales elaborados a partir de acero inoxidable. Ambos tipos de limpiezas profesionales siguen realizándose en la actualidad. Aunque, la profilaxis mediante aparatos de ultrasonidos es la más utilizada por los dentistas e higienistas dentales.

Pasos de una limpieza dental profesional

1. En primer lugar, el dentista realizará una exploración dental completa para comprobar el estado de las piezas dentales. Esto es muy importante para averiguar si existen caries o algún tipo de enfermedad periodontal. En tal caso, es posible que el odontólogo recomiende tratar inmediatamente la enfermedad para, posteriormente realizar la higiene dental. Además, el profesional explicará la correcta técnica de cepillado que debe llevar a cabo el paciente y qué pasos debe seguir para conseguir realizar una rutina de higiene dental diaria en casa. Esto es muy importante para que el paciente conozca, por parte del dentista, cuál es el cepillo adecuado para su salud oral y qué tipo de colutorio recomienda el odontólogo en función de sus necesidades concretas.

2. Posteriormente se comenzará con la limpieza propiamente dicha. El dentista eliminará el sarro y la placa supragingival y subgingival. Es decir, el sarro acumulado sobre las encías y en el interior de éstas. Este paso es posible realizarlo de forma manual o con materiales de ultrasonidos que, emitirán unas vibraciones de frecuencia que conseguirán acabar con la placa bacteriana y el sarro de forma muy eficaz.

3. El pulido de los dientes es fundamental. Este paso se realiza con la aplicación de una pasta profiláctica que mejorará considerablemente el aspecto de los dientes. consiguiendo un efecto brillante en las piezas dentales que aportará sensación de higiene.

4. Por último, el dentista ofrecerá sus recomendaciones al paciente tras haber realizado la profilaxis dental. En este momento le explicará cuándo debe volver a realizarse una limpieza dental profesional y cómo mantener la salud de sus dientes de la mejor manera posible.