Cómo prevenir el sarro

Entre los diferentes problemas buco-dentales existentes, uno de los más conocidos es el sarro, también denominado cálculo o tártaro dental por los especialistas. El sarro es una acumulación de placa bacteriana endurecida que se adhiere a los dientes y que tiene un característico color amarillo o marrón, por lo que es muy sencillo de diagnosticar.

El sarro no sólo afecta a los dientes, ya que éste puede también aparecer cerca de los bordes de las encías, por lo que puede causar también problemas gingivales como inflamación y sangrado. Sin un correcto tratamiento, el sarro puede derivar incluso en pérdida de la pieza dental.

Consejos para prevenir el sarro

La principal causa del sarro es una incorrecta higiene dental, ya que es debido a la mala eliminación de la placa bacteriana de nuestros dientes. Así mismo, las personas fumadoras o consumidoras de café deberán ser más cuidadosas ya que estas sustancias contribuyen a crear estas antiestéticas manchas.

Prevención del sarro dental

Lo más importante en cuanto a prevención del sarro o cálculo dental es, como ya se ha dicho antes, la correcta higiene dental, que básicamente consiste en cepillar los dientes diariamente después de cada comida durante al menos dos minutos cada vez. Hoy en día existen también productos específicos para hacer frente al sarro y tenerlo controlado como los dentífricos anti-sarro. Si además el cepillado se refuerza con enjuagues bucales y el uso de hilo o seda dental, que servirán principalmente para llegar a aquellos lugares de los dientes a los que el cepillo no puede acceder fácilmente, la prevención será mucho más efectiva.

Aunque la mala higiene dental contribuye a la aparición de sarro, existen también una serie de alimentos que pueden causar el problema, sobre todo aquellos ricos en azúcares o en grasas perjudiciales, y los productos procesados y refinados como los de bollería industrial, por lo que su eliminación de la dieta y sustitución por productos frescos y más saludables, ayudará a evitar el sarro en los dientes.

Comer frutas y verduras también es importante, sobre todo si se trata de vegetales duros que al morderlos fortalecerán las encías, evitando su sangrado. Si además, las frutas tienen algo de ácido, este ácido natural ayudará a eliminar la placa y contribuirá a blanquear los dientes.

Por último,  no hay que olvidar pedir cita en el dentista para realizar revisiones periódicas y someterse a limpiezas bucodentales profesionales.

Cómo combatir el sarro

Una vez que el sarro ha aparecido, sólo un odontólogo profesional podrá hacerlo desaparecer, ya que el especialista determinará el grado de afección y la ubicación del sarro para poder eliminarlo. Precisamente dependiendo de estos factores utilizará un instrumental o técnica específica.

En ese sentido existen varios tipos de limpieza dental: la limpieza dental con ultrasonidos, para eliminar el sarro más común de alrededor de las encías y en los dientes, y los curetajes dentales, que se realizan como un tipo de limpieza más profunda y agresiva utilizada para tratar el sarro que se encuentra ya en la parte del diente cubierta por la encía. Para realizar esta limpieza el odontólogo realizará un raspado radicular para el que utilizará herramientas muy concretas.