¿Cómo enseñar a tus hijos a lavarse los dientes?

La correcta higiene bucodental es fundamental desde la infancia. Por este motivo hay que enseñar debidamente a los niños a lavarse los dientes desde que son pequeñitos. Explicarles cómo llevar a cabo una buena técnica de cepillado dental y conseguir que la ejecuten a la perfección lleva su tiempo pero se les puede plantear todo como un juego. Lo ideal es que poco a poco los pequeños vayan aprendiendo a hacerlo solos y que consigan interiorizar que lavarse los dientes es una rutina muy importante en sus vidas.

El cepillado dental de tus hijos

Por norma general, los dientes de los niños los debemos de cuidar y limpiar desde que son bebés. En esa tapa de sus vidas los lavaremos con una gasita humedecida en agua que nos colocaremos en el dedo para ir limpiando con suavidad sus encías y las piezas dientes que les vayan saliendo. Esto nos ayudará a evitar las temidas caries del biberón que salen en la primera infancia.

Cuando tu hijo ya comienza a tener su dentición definitiva habrá que comenzar a inculcarle los hábitos de higiene dental diarios y, obviamente, habrá que enseñarle la mejor forma de cepillarse los dientes. En un principio es muy positivo que lo hagan los padres para eliminar bien todos los restos de comida y bacterias y después dejarles a los niños que terminen realizando una segunda pasada.

Obviamente los más pequeños aprenden de los más mayores. Así que para enseñarle a lavarse los dientes tendrán que ver que los padres también lo hacen y que se trata de un hábito muy importante del día a día. Una opción muy acertada es que los padres se laven los dientes delante de los niños para inculcarles, así, la importancia de estas rutinas de higiene. Poco a poco los pequeños interiorizarán esto y darán máxima importancia al cepillado dental. Según los estudios elaborados al respecto, suele ser a la edad de seis años, más o menos, cuando los niños son capaces de cepillarse los dientes solos y muy bien.

Técnicas para enseñar a los niños a lavarse los dientes

Lo ideal es que los niños se laven los dientes entre dos y tres veces al día, pero para que lo hagan bien es necesario estar con ellos en el momento de la rutina de higiene dental y poder darles las indicaciones necesarias. En el caso de que no sea posible es preferible realizar la rutina de limpieza de dientes con los niños por la noche de forma muy exhaustiva. Al final lo más importante en estas edades es que entiendan la importancia de hacer esto cada día y aprendan a hacerlo perfectamente.

Vamos a repasar algunas formas muy útiles de que el niño aprenda a lavarse los dientes:

– Que tenga su propio cepillo de dientes es muy importante. para ello, comprarle un cepillo infantil de cerdas suaves y con el colorido propio de su edad es perfecto. Descubre como escoger un cepillo dental correcto en este artículo.

– Hay que enseñarle que es necesario lavarse los dientes durante dos minutos, llegando a todas las piezas dentales. Y, obviamente, explicarles la correcta técnica de cepillado. Colocar un reloj de arena o tararear una canción durante el tiempo estipulado puede ser una buena opción para inculcar el hábito.

– Cuando son pequeñitos lo ideal es que se cepillen los dientes delante de un adulto. Así se les puede indicar lo que hacen bien y en lo que pueden mejorar.

– Los padres y madres pueden realizar sus rutinas de higiene dental delante de los niños para que vean lo importante que es llevarlas a cabo. Dar ejemplo es lo más importante para los más pequeños que absorberán como esponjas todo lo que sus padres hagan y les cuenten.