¿Cómo debemos escoger el colutorio adecuado?

El colutorio dental o enjuague bucal puede ser un complemento ideal para ayudar en nuestra rutina diaria de limpieza. Hay que tener en cuenta que el uso del colutorio nunca sustituye al cepillado de los dientes o al uso de la seda dental. Por su parte, un enjuague bucal puede colaborar positivamente en desarrollar una correcta salud oral. Aunque es necesario conocer qué tipo de enjuague necesitamos para conseguir el efecto deseado. Esto es así, porque los distintos tipos de colutorios sirven para solventar necesidades concretas.

Consejos para escoger el colutorio

Lo principal es realizar una correcta rutina diaria de higiene oral. A esta limpieza bucal ordinaria le podemos sumar el uso del enjuague bucal, sin abusar de él. Es necesario llevar a cabo un cepillado dental concienzudo y correcto todos los días, para eliminar los restos de placa bacteriana que pueden formarse a diario en las piezas dentales. Además, habrá que hacer uso de la seda dental para acabar con los restos de comida y la placa que se forma en las zonas de difícil acceso para el cepillo de dientes. Cuando hemos hecho todo esto, es cuando podemos hacer uso del colutorio elegido. Entonces estaremos realizando una completa limpieza de nuestros dientes.

¿Qué colutorio elegir?

Seleccionar un colutorio u otro irá en función de nuestras necesidades dentales más específicas. Por ejemplo, si lo que pretendemos es prevenir las caries dentales, tendremos que elegir un enjuague bucal rico en flúor. Este tipo de enjuagues consiguen reforzar significativamente el esmalte de nuestros dientes. Si tenemos que solucionar un problema de sensibilidad dental, el mejor colutorio es el que está formulado a través de nitrato potásico. Para problemas de halitosis, los enjuagues bucales con grandes cantidades de menta pueden ser un gran acierto.

Para algunos tratamientos de enfermedades periodontales, los dentistas pueden recomendar el uso de colutorios con clorhexidina. Aunque hay que utilizarlo por un tiempo concreto, debido a que este componente dispone de algunos molestos efectos secundarios. La clorhexidina puede manchar los dientes si su uso es continuado y también suele modificar el sabor de las comidas. Este tipo de enjuagues deben ser recomendados por el odontólogo, quien sabrá indicarnos en qué casos los debemos de utilizar y durante cuánto tiempo.

Evitar los colutorios dentales que contiene alcohol es muy importante. Por este motivo es esencial que nos fijemos bien en la composición de los enjuagues antes de elegir uno u otro. El alcohol puede dañar nuestros dientes y nuestro organismo a largo plazo, por lo tanto no es recomendable incluir colutorios con alcohol en nuestra rutina de limpieza dental.

¿Cómo usar el colutorio dental?

Lo más importante es utilizar el enjuague tras una rutina completa de limpieza dental. Tras el cepillado y el paso de la seda dental o los cepillos interproximales podemos realizar los enjuagues bucales con estos productos. Para que su efectividad sea la adecuada tendremos que introducir en la boca la cantidad recomendada de colutorio y comenzar a hacer enjuagues, manteniendo el líquido en la cavidad bucal durante un minuto, aproximadamente. Tras esto es necesario expulsar el colutorio sin enjuagar la boca con agua para que sus propiedades permanezcan activas.

Con utilizar el colutorio dental una vez al día es más que suficiente. Aunque, el dentista será quién nos indique cuál es el uso correcto para nuestro caso en particular y qué tipo de enjuague bucal se adapta más a nuestras necesidades concretas. Si no sabemos que colutorio elegir, debemos consultar a nuestro odontólogo para que la salud de nuestros dientes siempre sea la mejor.