Cómo cuidarse los dientes cuando tienes diabetes

El cuidado de los dientes en personas que padecen algún tipo de diabetes es fundamental para evitar el desencadenamiento de infecciones que puedan generar cualquier forma de la enfermedad de las encías u otras patologías graves en la boca. La diabetes es una enfermedad crónica que se origina en el momento en que el organismo es incapaz de producir suficiente insulina o de usarla de manera eficaz.

El cuidado de los dientes y la diabetes

Los elevados niveles de glucosa en sangre pueden desencadenar algunas infecciones graves en los dientes y las encías. Esto ocurre porque las bacterias que se acumulan en la boca crecen mucho más rápido y sin control. Además, el tabaco es un agravante en pacientes que padecen diabetes. Si estas bacterias proliferan en los tejidos de la boca, pueden producirse infecciones en las encías y el hueso alveolar llegando, incluso, a generar la pérdida de piezas dentales.

Además, las infecciones en los dientes que ocasionan la enfermedad periodontal suelen elevar los niveles de azúcar en la sangre, pudiendo ser un desencadenante para la enfermedad de la diabetes. De hecho, en muchas ocasiones, es el dentista quien detecta y diagnostica dicha enfermedad en el paciente, a través, de un examen bucal completo.

Las personas que padecen diabetes deben tener mayor cuidado con sus dientes y la salud oral, ya que son mucho más propensos a padecer enfermedades dentales que las personas que no padecen esta patología. La enfermedad más común y peligrosa que se puede desencadenar es la enfermedad de las encías o periodontitis. Para evitar su desarrollo es muy importante controlar el estado de las encías y los dientes. Los signos más claros de periodontitis son los siguientes: encías enrojecidas e hinchadas; encías sangrantes; retracción de las encías; mal aliento. Si se padece alguno de estos síntomas y, además, el nivel de glucosa en sangre es elevado, será imprescindible acudir al odontólogo para que pueda evaluar el caso y examinar la dentadura a la mayor brevedad.

Otros riesgos bucales a los que son más propensos los diabéticos son la boca seca o “xerostomía”. Si la boca no dispone de suficiente saliva, el pH cambiará y esto puede desencadenar una periodontitis severa. Es también muy frecuente la candidiasis bucal que se trata de una infección ocasionada por hongos. Por su parte, las aftas o úlceras bucales también son más predominantes en pacientes diabéticos.

Prevención de enfermedades bucales en personas con diabetes

  1. En primer lugar es muy importante controlar a diario los niveles de glucosa en sangre. Un buen control sobre la diabetes hará todo muchísimo más fácil y los riesgos para la salud dental serán mucho menores.
  2. Disponer de una buena higiene bucal. Esto es fundamental para cualquier persona, pero en el caso de los diabéticos se hace muy necesario. Es la mejor forma de prevención y detección de cualquier problema en los dientes, ya que se estará observando la boca a diario. Lavar los dientes, como mínimo, un par de veces al día y usar seda dental para eliminar los restos de placa bacteriana que se puedan acumular en las zonas inaccesibles para el cepillo es muy necesario si se padece diabetes.
  3. Visitar al dentista de manera rutinaria unas dos veces al año también ayudará en la prevención de patologías en la salud oral. El odontólogo revisará la historia del paciente a conciencia y podrá valorar y detectar posibles cambios en las piezas dentales. Esta es la mejor forma de evitar problemas en los dientes mucho más graves.