Cómo cuidar tus encías

Cuidar de las encías es fundamental para conseguir mantener una salud bucodental adecuada. Por norma general, la gente suele prestar mucha atención al cuidado de los dientes y se olvidan de la importancia que tienen las encías en la salud dental. Obviamente cuidar tus encías resulta muy beneficioso para evitar ciertas patologías importantes. La enfermedad periodontal, sin ir más lejos, se origina en las encías y puede afectar de forma muy negativa a la salud bucodental, desencadenando algunos problemas que, a la larga, pueden ser difíciles de reparar.

Cuidar tus encías

La inflamación, enrojecimiento y sangrado de las encías es una enfermedad conocida como gingivitis que, si no se trata debidamente, puede desencadenar en una periodontitis. Ésta última es posible que origine serios problemas, llegando incluso a poder provocar la pérdida de algunas piezas dentales. Por lo tanto, cuidar de tus encías es tan importante como llevar unas buenas rutinas de higiene dental.

Aprende a cuidar tus encías

En primer lugar, lo más importante es cepillar los dientes como mínimo dos veces a día. Para que esta limpieza sea efectiva es fundamental seguir una buena técnica de cepillado,  ejecutando todos los pasos para ello y pasando el tiempo necesario en cada uno de los cuatro cuadrantes de la cavidad bucal. Cepillar los dientes suavemente, sin ejercer demasiada presión en las encías es necesario para evitar el sangrado de éstas o que se resientan. Por este motivo, lo importante es utilizar una técnica de cepillado correcta durante el tiempo estipulado para ello, sin ejercer mucha presión.

La pasta de dientes que utilizamos ha de ser la adecuada para combatir la caries, es decir, ha de contener flúor. No obstante, será el dentista el que nos indique qué tipo de dentífrico es el más apropiado para cada caso en particular.

Tras el cepillado de dientes es muy importante utilizar hilo dental o cepillos interproximales. Esto es necesario para eliminar la placa y evitar la formación de sarro en las zonas a las que el cepillo de dientes convencional es incapaz de acceder positivamente. El uso de un buen enjuague bucal también optimiza la salud bucodental.

Existen alimentos saludables, como las manzanas que resultan muy adecuados para el correcto mantenimiento de las encías. Las manzanas y las fresas, entre otras frutas, consiguen ayudar a que se mantengan unas encías sanas. Se trata de alimentos muy útiles para eliminar la placa bacteriana. Aunque hay que tener muy claro que nunca serían sustitutas del cepillado de dientes. Simplemente son una ayuda positiva para mantener la salud de las encías.

Llevar a cabo una limpieza profesional, como mínimo una vez al año, es muy necesario para mantener una sonrisa saludable. Al acudir periódicamente a la clínica dental, podremos conseguir disponer de unos dientes mucho más sanos y apropiados, evitando las enfermedades dentales. Cuidar de tus encías es una sencilla labor muy importante para que la salud bucodental sea la más adecuada.