Cómo cepillarse los dientes correctamente

La higiene bucal es fundamental para disponer de unos dientes saludables y evitar posibles problemas derivados de los malos hábitos bucodentales. Para mantener una boca sana, es necesario prestar atención a la técnica de cepillado. Si no se realiza una limpieza adecuada es posible que la placa bacteriana no sea eliminada de manera efectiva y, esto, termine generando caries o algún tipo de enfermedad periodontal.

Claves para cepillarse los dientes

Para llevar a cabo una higiene dental adecuada es necesario seguir algunos pasos que permitirán que el cepillado y la limpieza de los dientes sea mucho más efectiva. Además, el dentista podrá explicarnos cómo debemos realizar la rutina de higiene bucodental de la mejor manera.

Rutina de limpieza dental

El cepillo

La elección del cepillo dental es primordial. Debemos elegir un cepillo con cerdas suaves para no desgastar el esmalte y evitar posibles irritaciones en las encías y la lengua. La cabeza del cepillo ha de ser estrecha para permitirnos acceder a todas las piezas dentales sin problemas. En este sentido, el uso de un cepillo eléctrico puede ser una buena opción.

Es necesario sustituir el cepillo dental cuando este ya ha superado su función. Cada 3 ó 4 meses debemos cambiarlo por uno nuevo, ya que tras este periodo, sus cerdas se habrán estropeado y la efectividad del mismo habrá dejado de ser la adecuada. Las bacterias suelen acoplarse a las cerdas y, es posible que no sean eliminadas correctamente.

La pasta dental o dentífrico

La elección de la crema dental es muy importante. Es necesario que contenga flúor para fortalecer el esmalte y eliminar la placa bacteriana que puede dar lugar a la formación de sarro.

En el mercado existen infinidad de pastas dentales para tratar distintos problemas o afecciones. El dentista nos explicará cuál es la crema que mejor se adapta a nuestras necesidades concretas.

El hilo dental

El uso de hilo para la limpieza de los dientes en muy necesario. Con él llegaremos a todas las zonas que son inaccesibles para el cepillo de dientes. El hilo dental es muy útil para eliminar los restos de comida o bacterias que se alojan entre los dientes.

El hilo dental debe utilizarse antes del cepillado, por lo menos una vez al día. Y debe pasarse muy suavemente sin rascar los dientes para no dañar el esmalte y evitar problemas de sensibilidad dental.

Técnica de cepillado

Es necesario cepillar los dientes de la manera más correcta posible, para garantizar la eliminación de todas las bacterias que se alojan en ellos tras las comidas y la vida diaria. Si la técnica de cepillado no es la adecuada es posible que la placa bacteriana siga formándose en las piezas dentales.

En primer lugar, hay que poner una pequeña cantidad de dentífrico en el cepillo. No hay que excederse con la pasta porque podría generar demasiada espuma y esto puede provocar sensación de limpieza cuando todavía no se ha efectuado la correcta higiene. Además, las sustancias que llevan las cremas dentales no son aptas para su consumo y utilizar demasiada cantidad podría hacer que se ingiriera de manera accidental.

Para cepillar los dientes de la mejor manera hay que empezar desde las encías y realizar movimientos verticales o circulares. Nunca horizontales porque esto podría hacer que las bacterias penetraran en el interior de las encías, quedando alojadas en ellas.

Hay que cepillar correctamente toda la boca. Para ello puede dividirse en secciones y, así, no quedará ni una pieza dental sin limpiar. El tiempo estimado de cepillado suele oscilar entre los 2 y 3 minutos.

Es muy importante pasar el cepillo también por las muelas para eliminar posibles restos de alimentos que hayan quedado en ellas. Además, hay que ser muy concienzudos con la parte interna de los dientes, ya que es una zona que suele olvidarse porque no está a la vista, pero ahí también se acumula placa bacteriana y se debe eliminar a diario.

Por último hay que pasar el cepillo suavemente por la lengua. De esta manera se eliminarán las bacterias que se alojan en ella y se acabará con el mal aliento.

Tras el correcto cepillado de los dientes hay que prestar atención al enjuague del cepillo dental para acabar con las posibles bacterias que hayan quedado en el tras su uso. Posteriormente se deja secar verticalmente y sin tapar para que su secado sea óptimo.

Enjuague bucal

Tras cepillar los dientes se pude usar un colutorio bucal durante un minuto más o menos para aportar frescor y mayor protección a las piezas dentales.