¿Cómo actuar cuando se cae un empaste?

Los empastes no suelen ser soluciones a las caries de por vida, aunque es posible que, si se cuidan debidamente, siguiendo los parámetros que nos indica el dentista, su durabilidad aumente muchísimo. Pero también puede ser que con el paso del tiempo, los empastes se debiliten, pudiendo llegar a caerse o fracturarse. En estos casos es necesario seguir algunas pautas que nos podrán ayudar ante estas condiciones.

¿Por qué suelen caerse los empastes?

Como ya hemos dicho, la pérdida o rotura de algún empaste es una situación bastante común que suele darse cuando estas pequeñas piezas de amalgama o composite ya han superado su vida útil. No obstante, existen otros motivos que pueden provocar la pérdida de los mismos.

Fuerza durante la mordida: es muy probable, que un empaste pueda romperse e, incluso, llegar a caerse debido a una excesiva fuerza ejecutada durante la masticación o mordida. Además, aunque no se muerda con extrema fuerza, es posible que los empastes se debiliten con el paso del tiempo, debido al uso que se le suelen dar.

Empastes infiltrados: se llama empaste infiltrado a aquellos que disponen de alguna pequeña fisura o bordes que no están perfectamente sellados. A través de estas pequeñas ranuras se puede colar la saliva y bacterias provenientes de algunos restos de comida. Esto puede llegar a provocar la pérdida total del empaste.

Empastes desgastados: por norma general, la vida útil media de cada empaste se sitúa en torno a los 12 años. Aunque en algunos casos pueden durar bastante más y, en otros, mucho menos. Esto nos indica que los empastes tienden a desgastarse, provocando la necesidad de ser cambiados por otros nuevos.

Bruxismo: como ya hemos comentado en otras ocasiones, el bruxismo se caracteriza por apretar o rechinar los dientes, por norma general, de forma involuntaria. Esta condición hace que se pueda generar una sensibilidad dental exagerada y que los empastes sufran fracturas, roturas e, incluso, lleguen a caerse. Las personas que padecen bruxismo deberían acudir al dentista para que se les puede indicar el uso de alguna férula de descarga durante la noche y, así, cuidar debidamente sus piezas dentales.

Qué hacer cuando se cae un empaste

La pérdida total o parcial de cualquier empaste puede resultar bastante traumática. Además, es posible que al exponer la dentina, se genere mucha sensibilidad dental e, incluso, cuadros de dolor agudo. Veamos los pasos que deberíamos seguir si se cae un empaste:

Sacar el empaste de su cavidad: si notamos que se ha caído, pero que nos quedan restos del mismo, será necesario removerlo de su lugar para evitar morderlo o tragarlo.

Llamar al dentista: coger cita con el odontólogo cuanto antes será primordial. Pero si no tenemos opción, por el motivo que sea, de acudir a la clínica dental cuanto antes, tendremos que continuar realizando acciones muy importantes para evitar un mayor riesgo para nuestra salud bucodental.

Higiene bucal: la higiene oral se hace más necesaria, si cabe. Limpiar bien la zona en la que estaba el empaste, sin ejercer mucha presión y eliminar los posibles restos de comida que allí permanezcan es fundamental para evitar otros males.

Empaste temporal: en las farmacias es posible adquirir un empaste temporal que se coloca en la cavidad que ha dejado el empaste perdido. No obstante, este es un remedio que solamente se puede usar por unos días, por lo que la visita al dentista tiene que realizarse a la mayor brevedad.

Cita con el dentista: esto es lo más importante. En el caso de la caída de algún empaste, no podemos dejar la consulta con el dentista para muy tarde, porque en esa visita, el odontólogo valorará los posibles daños y nos ofrecerá una solución inmediata y saludable.