Cómo actuar ante las encías hinchadas

La inflamación de las encías es un problema bastante común que puede estar ocasionado por diversas causas. Las más comunes suelen ser la gingivitis y la enfermedad periodontal. Ambas son enfermedades dentales que deben ser tratadas a la mayor brevedad por el odontólogo, para evitar problemas más graves que pueden derivar, incluso, en la pérdida de piezas dentales.

Causas y tratamientos de las encías hinchadas

Las encías hinchadas suelen estar precedidas por una incorrecta higiene bucodental. La hinchazón la provoca la acumulación de placa bacteriana bajo la línea de las encías. Las bacterias que ahí se quedan, infectan la pieza dental produciendo una inflamación descontrolada de la encía. Además, si esta placa bacteriana no se elimina efectivamente acabará provocando sarro. El sarro actuará con mucha potencia, pudiendo llegar al hueso y provocando la posible pérdida de hueso alveolar. Lo que conllevaría la desaparición de la pieza dental dañada. Por lo tanto no hay que tomarse a la ligera la hinchazón de las encías.

La gingivitis es la primera fase de la infección. En estos casos es mucho más viable salvar la pieza dental enferma y conseguir eliminar la placa bacteriana acumulada. Ante el mínimo síntoma de hinchazón en las encías es recomendable acudir al dentista para que pueda valorar el caso concreto y comenzar con los tratamientos oportunos para, así, evitar que la infección se propague y se convierta en periodontitis, amenazando a las piezas dentales. Los síntomas de la gingivitis son muy claros, encías hinchadas, enrojecidas,  sangrantes y posible mal aliento.

La periodontitis, por su parte, es la segunda fase de la infección. Es decir, cuando la enfermedad ha ido avanzando al no ser tratada en su fase inicial. La enfermedad periodontal requiere un tratamiento bastante más complicado y duradero. El dentista deberá valorar la situación de las piezas dentales para elaborar un plan de actuación. Si se han formado bolsas periodontales, las piezas dentales estarán en serio peligro. Por lo que acudir al dentista, a la mayor brevedad posible, es la única forma de tratar estos problemas con seriedad y rapidez.

Cuando las encías están hinchadas a causa de una enfermedad dental, siempre viene provocada por la incorrecta higiene dental, o la falta de la misma. Si la placa bacteriana no se elimina bien de las piezas dentales y las encías, es muy posible que comience a generarse una gingivitis que puede derivar en periodontitis, si no se trata debidamente. Por lo tanto, realizar una rutina de higiene dental apropiada es la mejor forma de prevenir este tipo de problemas dentales. Además, acudir periódicamente a la consulta del dentista, para llevar a cabo una limpieza dental profesional, eliminará de forma muy efectiva la placa bacteriana del interior de las encías y estaremos evitando padecer problemas mayores.

No obstante, las encías hinchadas pueden deberse a otras causas que no son dentales, como: una infección vírica, una nutrición incorrecta en la que se carecen de nutrientes esenciales, los cambios hormonales que se producen durante el embarazo, efectos secundarios de algunos medicamentos o la sensibilidad a algún tipo de pasta dental.

Por lo tanto, la prevención es lo más importante. Así que disponer de una correcta higiene dental en casa y profesional, además de seguir una alimentación saludable puede ayudarnos a evitar estos problemas de inflamación en las encías. No obstante, siempre que exista cualquier alteración en la cavidad bucal habrá que visitar a nuestro dentista para que pueda elaborar un diagnóstico fiable y, así, evitar enfermedades dentales más graves.