Cepillos interproximales: el uso correcto

Las rutinas de higiene dental más adecuadas pasan por seguir ciertas técnicas a la hora de realizarlas correctamente. Esto, obviamente, incluye el uso de algunos materiales e instrumentos, cada vez más novedosos, que garantizan una ayuda inestimable a la hora de lograr que la salud oral sea perfecta. En este sentido, los cepillos interproximales son un complemento ideal para la limpieza bucodental.

Cuando se realiza la limpieza dental más efectiva es necesario limpiar perfectamente cualquier espacio al que el cepillo de dientes tradicional no es capaz de llegar. Por ejemplo, los espacios interdentales y otras zonas de difícil acceso. Antiguamente para solventar este tema solo existía la seda dental pero actualmente los cepillos interproximales se han convertido en una herramienta perfecta para garantizar una salud oral óptima. No obstante, el uso del hilo dental sigue siendo imprescindible para remover la placa bacteriana que se forma bajo la línea de las encías.

¿Cómo deben usarse los cepillos interproximales?

En el mercado existen cepillos interproximales de diferentes tamaños y formas. Lo más habitual es que cada persona requiera varios, de tamaños distintos, para completar las rutinas de higiene dental. Normalmente se diferencian por colores y pueden comprarse en packs que cuentan con cepillos interdentales de varias clases.

Estos cepillos tienen una forma peculiar. Suelen ser como unos bastoncillos de colores que terminan en un fino escobillón. Este escobillón puede ser recto o curvado. El cepillo interproximal recto es perfecto para limpiar las zonas interdentales de los dientes anteriores y el curvado hará lo propio en los dientes posteriores. No obstante, el dentista se encargará de recomendar a cada persona los cepillos interdentales adecuados en cada caso.

El uso de estas herramientas de limpieza dental está actualmente bastante extendido y son perfectas para limpiar las zonas entre dientes, debajo de los alambres de la ortodoncia, entre los implantes o bajo las prótesis fijas. Sus funcionalidades son tan variadas que queda claro que se trata de unos utensilios casi tan importantes como el cepillo de dientes.

Cuando se utiliza es importante hacerlo sin pasta dental para comprobar que la limpieza interdental está siendo perfecta. Jamás se debe de mover el cepillo interproximal de arriba abajo, sino que deben de hacerse movimientos horizontales, hacia adelante y hacia atrás. Cuando se haya terminado de higienizar todas estas zonas lo más adecuado es terminar la higiene dental con el uso de un buen colutorio. Obviamente, antes de usar los cepillos interproximales ya se habrán lavado los dientes con el cepillo dental tradicional. Por lo tanto, se trata de uno de los pasos de la rutina de higiene dental.

Los cepillos interproximales pueden utilizarse durante la limpieza dental nocturna y tras la ingesta de alimentos. De hecho, son los aliados perfectos de la salud dental cuando no se tiene un cepillo de dientes a mano y se ha comido. En este sentido, aquellas personas que llevan brackets podrán eliminar los restos de comida que se quedan bajo los alambres de forma muy eficaz.