¿Cómo cepillarse los dientes de manera correcta?

Aprender cómo cepillarse los dientes de forma correcta es importantísimo para la salud oral. El cepillado dental es una de las partes esenciales de cualquier rutina de higiene bucodental, por ello hay que seguir la mejor técnica para que el resultado sea óptimo.

En primer lugar, es necesario tener claro que el cepillado de dientes debe hacerse varias veces al día. Entre dos y tres veces son más que suficientes para que la cavidad oral goce de buena salud. Si nos excedemos y cepillamos las piezas dentales muchas más veces de las recomendadas solo conseguiremos el efecto contrario al deseado, es decir, el esmalte dental podría erosionarse y debilitarse. Por este motivo, lo mejor es seguir rutinas de higiene óptimas y completas. Es decir, no solo hay que centrarse en cómo cepillarse los dientes, sino también en el uso del hilo dental y el colutorio.

Aprender cómo cepillarse los dientes es fácil

Lo primero para aprender cómo cepillarse los dientes es tener a mano las herramientas necesarias para ello. El cepillo de dientes debe de ser el adecuado para salvaguardar la salud de la boca. Lo más acertado es optar por un cepillo anatómico, de cerdas suaves. También se puede recurrir al cepillo dental eléctrico, que nos ayuda a hacer los movimientos perfectos durante la limpieza dental.

Cada dos o tres meses, a lo sumo, hay que cambiar el cepillo de dientes. En el caso de que usemos uno eléctrico será necesario sustituir el cabezal por uno nuevo. De esta forma estaremos protegiendo nuestra boca de las bacterias que puedan alojarse entre las cerdas de estas herramientas.

Técnica de cepillado dental

Con los puntos anteriores claros, la técnica de cepillado dental hay que conocerla bien para optimizar las rutinas de higiene oral. Con pocos pasos podrás aprender cómo cepillarte los dientes de la mejor forma posible, apostando por garantizar tu salud bucodental.

  1. El primer paso es enjuagar el cepillo de dientes y aplicar una mínima cantidad de dentífrico. No es necesario llenar todo el cabezal del cepillo con pasta dental, con una cantidad del tamaño de una lenteja es más que suficiente.
  2. Ahora comienza el cepillado propiamente dicho. Para hacerlo correctamente hay que separar la boca en cuatro cuadrantes (dos superiores y dos inferiores). Con movimientos verticales o circulares dedicamos 30 segundos a cepillar cada cuadrante, llegando a todos los dientes y muelas de la zona. Es importante prestar atención tanto a la cara externa como a la interna de los dientes.
  3. Ya hemos aprendido cómo cepillarse los dientes durante el tiempo necesario y con la mejor técnica. Pero la cosa no termina aquí. La lengua y la cara interna de las mejillas también forman parte de la cavidad oral. Con un limpiador lingual o con el propio cepillo podemos hacer un barrido por toda la lengua y las mejillas. Así eliminaremos las bacterias.
  4. Tras todo esto, es conveniente usar cepillos interproximales o seda dental para eliminar los restos de comida que puedan quedar entre los dientes o bajo la línea de las encías.
  5. La mejor forma de finalizar una rutina de higiene oral es con el uso de un buen enjuague bucal. Este producto refresca la boca y protege a los dientes de cualquier agente externo.