Causas y tratamientos para el bruxismo

Para hablar sobre el bruxismo debemos tener bien claro lo que es y a qué se debe. Se trata básicamente del hábito totalmente involuntario de apretar o rechinar las piezas dentales sin que existan propósitos funcionales para ello. Sobre todo suele darse durante las horas de sueño y la fase REM del mismo. En esos momentos es en los que, más probablemente, se producirá el rechinamiento de las estructuras dentales.

Un diagnóstico precoz de bruxismo es muy importante para lograr evitar algunas complicaciones que pueden derivar en el desgaste prematuro de los dientes. Esto es algo bastante preocupante que no se pude obviar. Además, es posible que debido al bruxismo se sufran dolores en la zona del cuello e incluso en la cabeza.

Causas del bruxismo

La principal causa conocida de bruxismo es el estrés psíquico de la persona que lo padece. Durante épocas de demasiado estrés es muy probable que algunas personas tiendan a apretar los dientes de forma involuntaria durante las horas de sueño.

Otra causa que puede ocasionar este rechinamiento de dientes puede ser la aparición de algunos problemas ortopédicos que generan posiciones incorrectas en la oclusión dental. En este sentido, los obstáculos que dificultan de forma continua los movimientos de masticación deslizante, también pueden ser causantes de esta patología tan común.

Algunas enfermedades como la esclerosis múltiple cuentan con el bruxismo como parte de su sintomatología. Es, mejor dicho, una consecuencia de la enfermedad.

Una alineación incorrecta de las piezas dentales, la alimentación o los malos hábitos a la hora de dormir, también pueden ser factores desencadenantes de este rechinamiento dental.

Tratamientos para el bruxismo

Existen distintos tipos de tratamientos dentales para evitar el dolor que provoca el bruxismo. Aunque si está causado por el factor más común, el estrés, los tratamientos dentales sólo ayudarán a evitar el dolor y no podrán paliar el problema. Es decir, en el caso de que el factor determinante para el rechinamiento dental sea la ansiedad o el estrés, será necesario solucionar este problema para evitar que el bruxismo haga acto de presencia en las piezas dentales de la persona afecta.

En la clínica dental se pueden realizar protectores dentales o férulas, elaboradas a medida, para evitar que durante la noche se produzca ese rechinamiento dental y, así, eliminar los dolores que esta patología provoca en las personas que la padecen.

Otro tratamiento que está relacionado con la alineación dental y la mala oclusión, es la posibilidad de realizar un tallado selectivo de las piezas dentales que producen esos problemas.

Incluir en la vida diaria rutinas de relajación para personas que padecen un nivel de ansiedad y estrés elevado, puede conseguir que la relajación a la hora de dormir sea más efectiva y, por lo tanto, se estará evitando el bruxismo en la medida de lo posible.

En el caso de que se trate de un rechinamiento ocasionado por estrés psíquico, es posible que sea necesario acudir al psicólogo para llevar a cabo un tratamiento psicológico apropiado para combatir el estrés y la ansiedad. En este sentido, existen algunas técnicas y ejercicios fisioterapéuticos que son adecuados para colaborar en la relajación de la musculatura que se utiliza durante la masticación.

No obstante, si tienes síntomas de bruxismo, es recomendable que acudas a tu dentista para plantearle los problemas que estás sufriendo y que pueda valorar los tratamientos más adecuados para solucionar dicha patología.