Causas del mal aliento ¿Cómo tratarlo?

El mal aliento o también llamado “halitosis” se estima que afecta a un 20% de la población y produce muchas veces una grave alteración en las relaciones sociales y una pérdida importante de autoconfianza y de la calidad de vida, llegando a degenerar en situaciones de depresión o ansiedad.

Causas del mal aliento

Las causas del mal aliento son múltiples pero la mayor parte de las veces , sobre el 60% de los casos , el origen es en la cavidad oral y a veces se produce porque se quedan restos de comida entre los espacios que hay entre los dientes a pesar de haberse realizado el cepillado de los dientes .

La proliferación de bacterias anaerobias que hay en la boca y las materias orgánicas residuales se descomponen y producen unos gases sulfurados que son los responsables de mal aliento. Estos compuestos se llaman compuestos sulfurados volátiles: CSV. También los pueden producir las caries no tratadas y las infecciones en las encías.

Hay una relación directa entre el grado de deterioro de la salud gingival (gingivitis) y la concentración de CSV. Es por ello que es muy importante el diagnóstico y tratamiento de la gingivitis cuando se detecta para que no desencadene una periodontitis que puede tener unas consecuencias severas e irreversibles.

Otras causas del mal aliento

También existen otras causas, sobre el 20% el origen puede ser por: alteraciones sistémicas, como la diabetes, enfermedades digestivas y patologías hormonales, renales y respiratorias.

El 20% restante de las causas la halitosis no es ” real” y son condiciones como la disminución de la secreción salival o el stress que causan una sensación gustativa de padecer mal aliento.

Tratamiento para el mal aliento

De entrada es necesaria una correcta higiene bucal y además del cepillo que preferiblemente mejor que sea eléctrico pues hay estudios científicos que demuestran que arrastran y eliminan con mayor eficacia la placa bacteriana, hay que utilizar el hilo de seda (mejor encerado) y los cepillos interproximales. Para los pacientes que llevan puentes o prótesis sobre implantes es muy útil utilizar un hilo dental específico que se llama ” superfluos” que permite acceder a los espacios donde el hilo de seda convencional no puede.

También es muy importante cepillarse la lengua con un raspador específico sobre el dorso de la misma. En verano, en la época de vacaciones en donde no siempre realizamos y tenemos a mano los hábitos que normalmente hacemos en nuestra higiene bucal diaria es importante insistir más en ella y no descuidarla del todo (sobre todo el cepillado antes de irse a dormir).

Como muchas veces en esta época estival no lo hacemos como debiéramos, podemos utilizar chicles con Xilitol después de las comidas ya que aumenta el pH bucal y dificulta la acción patógena de las bacterias al aumentar la cantidad de saliva y ayudar a eliminar los restos de comida que hay entre los dientes. No hay que mascar estos chicles durante más de 20 minutos y no se aconseja en los pacientes que llevan bracetes durante un tratamiento de Ortodoncia.

También podemos recurrir a enjuagues con colutorios que lleven sobre todo clorhexidina.

Como también en esta época se consumen más bebidas alcohólicas ,zumos y alimentos azucarados que aumentan la acidez en la cavidad bucal y que pueden provocar un mayor número de caries ,es necesario incrementar la ingesta de agua para que la calidad y la cantidad del flujo salival sea el adecuado .

Es muy importante un tratamiento adecuado de las encías y la realización de curetajes o raspados periodontales en caso de que se diagnostique una periodontitis.

Existen unas pruebas específicas que nos proporcionan más datos para un mejor tratamiento del mal aliento como son: estudio de la saliva y de la función de las glándulas salivales y las pruebas microbiológicas y enzimáticas a partir de muestras de la placa bacteriana y de la saliva.

Hay que incidir que a parte del odontólogo es necesario a veces la implicación de otros especialistas como pueden ser el gastroenterólogo, el médico de medicina interna, el psicólogo o el nutricionista debido al origen multifactorial que puede tener la halitosis  o mal aliento pero con un tratamiento adecuado se puede llegar a más del 95% de éxito en todos los casos.