Cáncer oral: ¿cómo prevenirlo?

El cáncer oral es aquel que afecta a toda la zona de la boca, tanto de forma externa como interna. La prevención del cáncer oral es esencial para evitar la aparición de posibles tumores malignos, que afecten a la cavidad oral. No obstante, hay que tener claro que no todos los tipos de cánceres son prevenibles. Aunque eliminar los factores de riesgo asociados a estas patologías puede ayudar considerablemente a evitar la posibilidad de sufrir un cáncer oral.

Los factores de riesgo más conocidos en la aparición del cáncer oral son el tabaquismo, el alcoholismo y la mala alimentación. Esto ya nos aporta una pista importante para cambiar hábitos y apostar por estilos de vida mucho más saludables, que actúen en pro de evitar la aparición de patologías cancerosas.

Prevención del cáncer oral

Evitar el consumo de alcohol y tabaco

Tal y como hemos comentado al principio, el cáncer oral cuenta con unos factores de riesgo claros. Entre ellos el abuso del alcohol y del tabaco es de los más acuciados. Por lo tanto, no fumar y evitar la ingesta de bebidas alcohólicas abusiva es importante. En este sentido, aquellas personas que dejan de fumar también están apostando por incrementar la prevención primaria frente al cáncer oral.

Dieta balanceada

Se sabe que una dieta equilibrada, en la que el consumo de frutas y verduras sea elevado, disminuye en un 10 % la aparición de cáncer oral. Por lo tanto, la alimentación es una buena forma de empezar a prevenir los tumores malignos. Los cereales de grano entero (integrales) así como una buena dosis diaria de frutas y verduras es primordial para lograr esto.

Lesiones dentales

Acudir al dentista para que trate cualquier tipo de lesión en los dientes o en la boca es esencial. Asimismo, también es muy importante evitar todo factor que pueda irritar la cavidad oral. Por ejemplo, las dentaduras postizas que están mal ajustadas pueden ser un factor de riesgo clave para el cáncer oral.

Visita periódica al dentista

En consonancia con el punto anterior estaría la necesidad de visitar de forma periódica la consulta del dentista. En las revisiones rutinarias, el odontólogo puede detectar cualquier tipo de daño en la mucosa bucal o en las piezas dentales. Y, sin duda, la detección precoz de estas patologías es realmente importante. Además, si tenemos cualquier tipo de lesión en los dientes o nuestro tratamiento dental no está bien colocado, será el dentista quien se encargue de solventar estos problemas.

Higiene bucal

Otro de los factores de riesgo del cáncer oral es la incorrecta higiene bucal. Por lo tanto, eliminar debidamente la placa bacteriana de la cavidad oral es esencial para prevenir la aparición de tumores orales. Cepillar los dientes entre dos y tres veces al día, siguiendo una técnica de cepillado perfecta, además de usar enjuagues bucales y eliminar las bacterias de las zonas interdentales, es primordial.