Cáncer oral. Cómo detectarlo

Uno de los problemas bucales más grave que se pueden padecer es el denominado cáncer oral o bucal. Esta patología puede aparecer en los labios, la lengua, las encías, el paladar o el interior de las mejillas. Realmente, cualquier parte del interior de la boca es susceptible de mostrar los síntomas de esta enfermedad. La mayor parte de estas neoplasias malignas reciben el nombre de carcinoma escamocelular y tienden a aparecer en los lugares mencionados con anterioridad. Una detección precoz de estos tumores es fundamental para que el tratamiento adecuado funcione perfectamente y la eliminación sea más factible y rápida.

Riesgo de cáncer oral

Existen algunos factores que pueden ser desencadenantes del cáncer oral, incrementando las posibilidades de padecerlo. Entre los factores más importantes cabe destacar el tabaquismo que suele estar asociado a padecer un tumor en la cavidad bucal. Aunque otras causas como la irritación crónica de los tejidos blandos de la boca, las infecciones bucales por el virus del papiloma humano HPV, la medicación con inmunodepresores y la higiene oral deficiente pueden colaborar activamente a que se desarrolle una patología de este tipo.

Síntomas del cáncer oral

Muchos de los casos de este tipo de tumores se detectan por la aparición de una especie de placa de color blanquecino que se presenta como una úlcera bucal o leucoplasia.  Entre los síntomas más comunes de detección del cáncer oral destacan los siguientes:

– Aparición de una fisura o borde duro en los tejidos internos de la boca. Suele aportar una coloración distinta a la habitual y la lengua y el labio son los lugares de aparición más comunes. Por norma general este tumor suele ser indoloro, pero cuando la enfermedad va siguiendo su curso y avanza, es posible que moleste o presente sensación de ardor.

– Problemas en la masticación.

– Aparición de úlceras bucales que presentan sangrado.

– Dolor o dificultad a la hora de tragar.

– Ganglios linfáticos hinchados.

– Disminución del peso corporal del paciente.

Detección precoz

Como ya hemos comentado, detectar precozmente estos tumores orales puede ser extremadamente importante para evitar que la enfermedad prospere indebidamente. Así que las revisiones periódicas con el odontólogo son fundamentales para ello.

El dentista, en una revisión puede localizar una pequeña llaga en el labio o en la lengua de la que no existía constancia. De esta forma, el mecanismo de tratamiento se activa con máxima celeridad para evitar que el paciente sufra los daños mayores que puede provocar esta patología. En este sentido, gran parte de estos tumores son detectados en visitas rutinarias al dentista o durante limpiezas dentales profesionales.

Si se detecta una llaga sospechosa o una úlcera sangrante en el interior de la boca, es probable que se requiera una biopsia bucal, generalmente de encía o de lengua, para confirmar el diagnóstico o, incluso, para descartarlo.

Prevención del cáncer oral

La prevención de este tipo de tumores desarrollados en la cavidad bucal pasa por llevar a cabo una serie de medidas preventivas que pueden evitar su aparición. Entre ellas:

– Evitar el tabaquismo.

– Limitar el consumo de alcohol en exceso.

– Asistir al dentista periódicamente a ejecutar las revisiones oportunas que el odontólogo recomiende.

– Llevar a cabo una correcta higiene dental siguiendo todos los pasos para que sea realmente efectiva. Las rutinas de higiene bucal son muy importantes para disponer de una correcta salud bucodental.