Bruxismo: Apretar los dientes

¿Quieres ver las últimas noticias de salud? Encuentra nuestro newsletter más abajo

Bruxismo: Apretar los dientes

El bruxismo afecta a siete de cada diez personas

Dolor en la mandíbula, dolores musculares y contracturas en la zona cervical o desgaste de  los dientes. Estos son los síntomas que puede causar el bruxismo, el nombre con el que se conoce la acción de apretar los dientes involuntariamente cuando se duerme. Aunque puede parecer un habito extraño, en los últimos años ha aumentado un 30% y actualmente siete de cada diez adultos padecen bruxismo.

LEER: La solución al bruxismo

La única solución es una férula  de descarga. Se trata de una pieza adaptada a la boca de cada paciente que se acomoda a la dentadura y permite que los músculos de la mandíbula se relajen. De esta manera se evita dar golpes a las articulaciones con los movimientos de fricción de los dientes que no son los de masticación.

Según algunos estudios hechos sobre el bruxismo, la gente que lo padece puede llegar a soportar una presión de unos 150 kg, mientras que cuando masticamos lo hacemos con unos 10 o 40 kg. No prevenir los efectos del bruxismo, puede acabar desgastando y destruyendo parte de nuestra dentadura.

Existen recomendaciones que eviten la aparición de este mal hábito. Lo es por ejemplo dormir boca abajo, no consumir bebidas excitantes como café, vigilar con la postura y practicar algún deporte con regularidad, y sobre todo no masticar chicle.

bruxismo

bruxismo dental

La fisoterapia dental alivia los dolores de mandíbula y a la vez de todo el cuerpo

Apretar los dientes puede ser normal si vivimos una época de estrés o simplemente hemos cogido este hábito. Para paliar el dolor que comporta esta práctica, existen fisioterapeutas  especializados en el tratamiento de la articulación temporomandibular. Se trata de un servicio que ofrecen algunas clínicas dentales, con el objetivo de evitar la prolongación  de este mal hábito que puede estropear los dientes y perjudicar el estado general del cuerpo.

LEER: La fisoterapia dental

La disfunción de la articulación temporomandibular  está considerada como una variedad del trastorno muscoesqueletico. Esta provoca el tipo de dolor más frecuente en la parte oro facial, pero con una relación directa con el aspecto biomecánico y fisiológico del cráneo, el cuello y la cintura escapular.

Es por eso, que si no corregimos la articulación temporomandibular, hay el riesgo de sufrir dolores en otros puntos de la musculatura a causa de una mala postura general.

Los fisioterapeutas ayudan a restablecer las funciones de las articulaciones, sobre todo del aparato masticatorio que influirá en conseguir un correcto equilibrio postural del cuerpo. A través de consejos o masajes de la parte adolorida, el fisioterapueta llega a relajar la musculatura y puede aligera el estado doloroso del paciente.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.