¿Blanqueamiento dental tradicional o blanqueamiento dental LED?

Son muchos los motivos por los que los dientes tienden a mancharse o amarillear. El paso del tiempo hace que las piezas bucales vayan perdiendo color poco a poco. Además, factores cotidianos como el consumo de ciertos alimentos colorantes como el café, el té, el vino tinto, etc. pueden decolorar los dientes y provocar ciertas manchas antiestéticas.

Tratamientos de blanqueamiento dental

El tabaco, es otro de los factores que impiden el mantenimiento de unos dientes blancos y sanos.
Hoy en día, realizar un blanqueamiento dental está al alcance de casi todo el mundo. La técnica más utilizada en la actualidad es el blanqueamiento dental LED (Light Emitting Diode). Se trata de una tecnología indolora e inocua que puede llevarse a cabo en poco tiempo y cuyos resultados son bastante buenos.

¿Cómo funciona el tratamiento dental LED?

En primer lugar se aplica un gel blanqueador mediante una férula y se coloca en los dientes para, posteriormente activar una lámpara de luz LED durante un cierto tiempo. De esta forma, los dientes irán blanqueándose varios tonos en un breve espacio de tiempo.

El blanqueamiento dental QuickWhite se realiza a través de una novedosa técnica de oxigenación que no aporta calor y es totalmente efectivo en un plazo aproximado de una hora. Además, se trata de una opción muy sana para las encías y dientes. Al estar exento de peróxido de hidrógeno evita la sensibilidad de dientes y encías. No daña el esmalte y resulta realmente indoloro. El dentista valorará cada caso, comprobando la coloración y tonalidad de los dientes previamente al tratamiento. De este modo se podrá aplicar esta tecnología en función de los criterios del profesional experimentado. Es necesario que cualquier tipo de blanqueamiento dental se lleve a cabo por especialistas en la materia.

¿Por qué un blanqueamiento dental LED en lugar del tradicional?

El blanqueamiento dental tradicional se realiza a base de un gel oxidante bastante fuerte que contiene altas dosis de peróxido de hidrógeno. Por lo tanto, se trata de una técnica mucho más agresiva que puede ocasionar sensibilidad en las piezas dentales, llegando, incluso, a generar dolor. En este caso, es necesario proteger las encías para no dañarlas y conseguir mantenerlas sanas.

Como conclusión, el blanqueamiento dental QuickWhite sin peróxido es totalmente seguro y evita daños innecesarios en dientes y encías. Además, parte del tratamiento se lleva a cabo desde casa, colocando una férula de  mantenimiento, por lo que la comodidad para el paciente es mucho mayor.