Biometría en las compras online: la ciencia del futuro

La ciencia avanza a pasos agigantados y sus aplicaciones son tan variadas que hay ocasiones en las que no seríamos capaces de imaginar los usos que se les pueden dar a ciertos hallazgos científicos. En este sentido, la biometría se basa en el estudio de ciertos métodos que pueden potenciar el reconocimiento de humanos de forma única, a través de ciertos rasgos que son exclusivos e inherentes a cada persona. Se trata de rasgos conductuales o físicos que nadie más puede tener iguales.

Muchos clubes privados cuentan desde hace años con el reconocimiento de huellas dactilares para acceder al interior de estos lugares. Las huellas de una persona nunca serán similares a las de otra, por lo que se trata de una forma segura de identificación. Los estudios más recientes pretenden introducir los hallazgos y avances en biometría para poder gestionar las compras online de forma mucho más segura y satisfactoria para el usuario.

La biometría en la banca

En plena era digital, lo que buscan las compañías que se encargan de ofrecer opciones de pago online es lograr crear una satisfacción al cliente que, además, le aporte seguridad durante cada transacción. Los estudios revelan que gran parte de las compras online que se quedan en nada se paralizan por la falta de seguridad que interpretan los usuarios o por el tedioso proceso de compra en el que las contraseñas se suceden sistemáticamente. Y es que es prácticamente imposible tener tantas contraseñas memorizadas.

Para evitar esto, la ciencia y la tecnología unen sus fuerzas enfocando sus estudios en poder introducir las técnicas de biometría y reconocimiento único en este tipo de operaciones online. Se trata de poder reconocer a las personas a través de sus rasgos faciales, mediante un selfie, sus huellas dactilares o, incluso, los latidos del corazón.

Además de facilitar el reconocimiento de cada usuario, usar la biometría para las compras y transacciones online permite eliminar el conocido “skimming” o la clonación de tarjetas bancarias y cuentas corrientes. Esto, obviamente, permite fidelizar al cliente de una entidad aportándole una seguridad mucho mayor en sus operaciones

Sin duda la ciencia y la tecnología van cogidas de la mano para potenciar soluciones óptimas que permitirán ofrecer facilidades en todos los ámbitos online. Además, la biometría facial está siendo estudiada para poder optar a ella en diferentes aplicaciones de la vida cotidiana, como por ejemplo votar en las elecciones o arrancar un coche.