Apiñamiento dental: consecuencias de los dientes amontonados

El apiñamiento dental es una situación bastante común en la actualidad. Son muchos los motivos que provocan que las piezas dentales erupcionen de forma irregular, creando ese amontonamiento dental tan característico.

Entre las causas principales del apiñamiento de dientes es importante destacar los factores genéticos. En ocasiones, el tamaño del hueso, así como de la mandíbula, es inferior a lo necesario para que todas las piezas dentales quepan debidamente y encajen bien en su lugar. Esto puede provocar que la erupción de los dientes definitivos sea irregular, posibilitando que queden apiñados.

Otro de los motivos que provocan el apiñamiento dental está relacionado con la caída prematura de los dientes de leche. Esto ocasiona que el espacio para la dentición definitiva sea menor y la erupción de los nuevos dientes será poco óptima. Los problemas de espacio en el maxilar son causantes de los dientes mal colocados o girados.

En algunos casos, en los que el paciente ha llevado un tratamiento de ortodoncia, es posible que aparezca apiñamiento dental si tras el tratamiento no ha utilizado debidamente el retenedor. Esto no es muy habitual pero sí que ocurre en ocasiones. Por ello, es importante seguir los consejos del odontólogo para garantizar una salud oral perfecta.

Principales consecuencias del apiñamiento dental

Son muchas las consecuencias del apiñamiento dental. La más visible, sin lugar dudas, es la parte estética. Tener los dientes girados o amontonados provoca una sonrisa poco atractiva. Pero, las consecuencias estéticas no son las más graves en cuanto a salud bucodental.

Tener los dientes apiñados complica muchísimo la limpieza de los mismos. Obviamente, cuando un diente está muy pegado a otro o, incluso, montado sobre otro, es difícil poder eliminar toda la placa bacteriana de la zona. Además, el uso de la seda dental también es mucho más limitado. Por lo tanto, una de las consecuencias del apiñamiento dental es la mayor prevalencia de caries en los dientes.

Está claro que, si las caries afectan más a los dientes apiñados, la enfermedad periodontal encontrará una vía mucho más rápida y fácil para hacer su aparición. Por lo tanto, las consecuencias del apiñamiento dental sobre la salud oral son bastante graves.

Visitar al dentista y someterse a tratamientos para evitar estas cuestiones es esencial. Generalmente, el apiñamiento dental se soluciona recurriendo a tratamientos de ortodoncia (en la actualidad hay ortodoncias invisibles, que cuidan mucho la estética). En otras ocasiones, es necesario realizar exodoncias de algunos molares para dejar espacio a los dientes y que la ortodoncia pueda realizar su función.